MILTON ERICKSON A CANOA

Canoa, de Federico Tesei

El impacto de sus trabajos sobre los miembros del equipo del MRI es tal que nos parece indispensable extendernos un poco sobre este personaje fascinante.

Erickson nació en 1901 en Aurum, pequeña ciudad de Nevada actualmente desaparecida. Su familia emigrará a Wisconsin. Sus padres poseen una granja y toda la familia participa en los trabajos; Milton tiene siete hermanas y un hermano. Acumula una serie de deficiencias físicas, es daltoniano, no distingue los colores (el único color que puede reconocer como tal y que por tanto aprecia desmesuradamente es el púrpura; le gustará rodearse de objetos de este color: teléfono, paredes del cuarto de baño, pijamas, etc) y padece sordera tonal.

A los 16 años sufre su primer ataque de polio. El médico dice a la familia que el joven Milton no podrá caminar nunca más. Permanece en cama, incapaz de mover el menor músculo y sin ninguna sensación corporal; lo único que puede mover todavía son los ojos y, felizmente, el oído no ha sido afectado. Lee aquí cómo consiguió Erickson superar este problema. (…) Seguir leyendo “MILTON ERICKSON A CANOA”

CÓMO SE HACE PSICOTERAPIA: ERICKSON Y LA HISTORIA DEL CABALLO

 

"Wistlejack", de George Stubbs, conocido por "el mejor de todos los pintores de caballos"
“Wistlejack”, de George Stubbs, conocido por “el mejor de todos los pintores de caballos”

 

A menudo se dice que Erickson era directivo y que utilizaba técnicas y sugestiones indirectas. Esto podría verse como una contradicción, pero en realidad no lo es. Erickson narró la siguiente historia en un seminario.

Tribute_to_George_Stubbs_by_MEYERanekUn día volvía de la escuela secundaria cuando un caballo desbocado pasó velozmente junto a un grupo de nosotros para entrar en el corral de un granjero…en busca de un trago de agua. El caballo sudaba profusamente. Y el granjero no lo reconoció, de modo que lo acorralamos. Yo salté al lomo…puesto que

"Molly longlegs", de George Stubbs
“Molly longlegs”, de George Stubbs

tenía bridas, tomé las riendas y le dije “¡Arre!”…orientándolo hacia la carretera. Sabía que el caballo tomaría la dirección correcta…No sabía cuál era esa dirección. Y el caballo trotó y galopó. De vez en cuando olvidaba que estaba en la carretera y entraba en un campo. De modo que tenía que tironear un poco y llamar su atención acerca del hecho de que se suponía que debía marchar por la carretera. Y finalmente, a unos seis kilómetros del lugar donde lo había montado, entró en un corral y el granjero dijo: “De modo que es así como ha vuelto ese animal. ¿Dónde lo encontraste?”

“A unos seis kilómetros de aquí”, le respondí.

“¿Cómo sabías que volvería aquí?”,

“No lo sabía…el caballo lo sabía. Todo lo que hice fue mantener su atención puesta en el camino.”

…Creo que es así como se hace psicoterapia. (Gordon y Meyers-Anderson, 1981, pág.6)

 

"Horse and white dog", de George Stubbs
“Horse and white dog”, de George Stubbs

 

Erickson era en efecto muy directo en cuanto a conseguir que la gente hiciera cosas y a bloquear pautas antiguas que mantienen el síntoma. Nunca pretendió decirle a la gente cómo tenía que vivir o debía manejar su vida en general. Pensaba que esto es erróneo. “¡Como si alguien pudiera realmente decirle a otra persona de qué manera tiene que pensar, sentir y reaccionar ante una situación determinada!” Asignaba tareas o formulaba sugestiones que se limitaban a aflojar las rigideces de la persona en medida suficiente como para que ella descubriera otros modos de pensar y comportarse, capaces de eliminar el síntoma. Sus sugestiones e surrealismo-caballos-al-oleoinstrucciones permitían al paciente encontrar sus propios significados y modos de resolver sus problemas.

Erickson era muy directivo en el abordaje de los síntomas, y muy indirecto en lo concerniente a la manera en que las personas vivirían sus vidas una vez suprimida la sintomatología, e incluso en lo que tenía que ver específicamente con la resolución del síntoma. “Demasiados hipnoterapeutas lo llevan a uno a cenar y después le dicen lo que tiene que pedir. Yo llevo al paciente a comer y le digo: “¡Pida lo que quiera!”. El paciente elige lo que quiere comer. No lo molestan mis instrucciones, que no harían más que obstruir y oscurecer sus procesos interiores” (Erickson, en Rossi, 1981).

 

 

 

(Extraído de aquí)
(Extraído de aquí)
Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

LA CONSTRUCCIÓN DE LA PERSONA DEL TERAPEUTA

 Las personas con problemas no resueltos no pueden hacer de terapeutas o de líder, lo que, en cambio, sucede demasiado a menudo. No es posible ayudar a los demás si se necesita ser ayudado: por esto la construcción de la persona del terapeuta es fundamental.
En este punto, la pregunta es: “¿Cómo se consigue ser una persona equilibrada?”. De nuevo, trabajando con la lógica no ordinaria sobre uno mismo, por tanto utilizando los propios autoengaños y aprendiendo a transformarlos de disfuncionales en funcionales, al principio con la supervisión de un experto, para después conseguir hacerlo solo. La psicoterapia, como escuela, requiere muchos buenos maestros y si se tiene un buen maestro y si se lo considera como tal pero luego se descubre que no vive bien, lo mejor es cambiarlo, porque si una persona no ha conseguido construir su equilibrio en la vida será escasamente capaz de hacérselo construir a un alumno suyo. Un buen maestro ha de ser un buen modelo, y si no es un buen modelo no es un buen maestro. Con esto no quiero decir que no debo haber tenido problemas, sino que debo haberlos afrontado y superado. Un famoso seguidor de Freud, Cesare Musatti, en su libro Curar neurotici con la propia analisi (1978) declara que “Se pueden curar neuróticos sólo con la condición de ser neurótico“. Yo reescribo esta afirmación en “Se pueden curar neuróticos sólo con la condición de haber sido neurótico“. Puedes hacerlo pero con la condición de que ya no lo seas. No por casualidad El arte de la estratagema (2003b), el libro sobre las estratagemas, termina con un aforismo de Gandhi que para mí debería ser el aforismo de todo terapeuta:
                         
                          “Sé aquello que te gustaría que el mundo fuera”  (Gandhi, 1973)

(De “Surcar el mar sin que el cielo lo sepa“. Giorgio Nardone y Elisa Balbi. Herder)