Archivo de la etiqueta: niños

ERICKSON EDUCANDO A SUS HIJOS: “NO TENGO POR QUÉ HACERLO”

bas_pedro-niña_leyendo_el_periódico-OM45f300-10221_20100621_460_406

“Niña leyendo el periódico” de Pedro Bas

Un domingo, todos en la familia estábamos leyendo el periódico, cuando de pronto Kristi (que tenía entonces dos años) se acercó a su madre, le arrancó el periódico de las manos y lo tiró al piso. Su madre le dijo: “Kristi, eso que hiciste no está bien. Recoge el periódico y devuélveselo a tu madre. Dile que le pides perdón.”

No tengo por qué hacerlo“, contestó Kristi.

Todos los integrantes de la familia aconsejaron lo mismo a Kristi, y su respuesta fue idéntica en todos los casos.

En 1948, Milton Hyland Erickson, MD, se trasladó con su familia de Eloise, Michigan a Phoenix, Arizona. El clima cálido y seco, se le dijo, podría mejorar su salud. Así se estableció en el Valle del Sol, donde vivió y trabajó hasta su muerte en 1980. Con su esposa, Elizabeth, el Dr. Erickson pasó los últimos diez años de su larga y distinguida la vida en una casa modesta, de estilo ranchero en Hayward Avenida. La casa se encuentra cerca de la majestuosa montaña de Phoenix preservar el cual abarca Piestewa Peak (anteriormente conocido como Squaw Peak), uno de los paisajes naturales locales favoritos, del Dr. Erickson.

En 1948, Milton Hyland Erickson, se trasladó con su familia de Eloise, Michigan a Phoenix, Arizona. El clima cálido y seco, se le dijo, podría mejorar su salud. Así se estableció en el Valle del Sol, donde vivió y trabajó hasta su muerte en 1980. Con su esposa, Elizabeth, el Dr. Erickson pasó los últimos diez años de su larga y distinguida la vida en una casa modesta, de estilo ranchero en Hayward Avenida. La casa se encuentra cerca de la majestuosa montaña de Phoenix (anteriormente conocido como Squaw Peak), uno de los paisajes naturales locales favoritos, del Dr. Erickson.

Entonces yo le pedí a mi hija Betty que la levantara y la llevara al dormitorio. Me acosté en la cama y Betty la dejó caer a Kristi junto a mi. Kristi me miró desdeñosamente y empezó a escabullirse, pero yo la agarré de un tobillo. “¡Soltame!”, gritó. Yo le contesté: “No tengo por qué hacerlo“.

Eso duró cuatro horas. Me pateó y lucho conmigo; pronto consiguió liberar ese tobillo pero yo le tomé el otro. Fue una batalla terrible, un combate silencioso entre dos titanes. Al término de las cuatro horas, ella se dio cuenta de que no podía ganar y dijo: “Levanto el periódico y se lo doy a mami.

Fue allí cuando descargué el golpe: “No tienes por qué hacerlo“, le dije.

Ella puso su cerebro a trabajar a mayor velocidad y replicó: “Levanto el periódico y se lo doy a mami. Y le pido perdón.”

No tienes por qué hacerlo“, le repetí.

Se lanzó a toda velocidad: “Levanto el periódico. Quiero levantar el periódico. Quiero pedir perdón a mamá.”

Está bien“, acepté yo.

 

Erickson podría haberla dejado ir a Kristi una vez que ella “se dio por vencida”, pero persistió hasta que la niña trocó su “No tengo por qué hacerlo” en un “Quiero hacerlo“. En ese momento había interiorizado la actividad socialmente conveniente. Nunca se describió de una manera tan sucinta, como hace Erickson en esta historia, el desarrollo de la conciencia moral o superyó.

 

(Extraído de aquí)

   (Extraído de aquí)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta oficial del Centro di Terapia Breve Strategica dirigido por Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

CÓMO INTERRUMPIR LAS SOLUCIONES INTENTADAS DE LOS PADRES

padre e hijo

En los casos nada raros en los que los padres, dándose cuenta de que empeoran la situación, no consiguen salir de sus círculos viciosos, es necesario intervenir con prescripciones más directas (a la del cómo empeorar, se refiere).

Frecuentemente sucede que los padres deban solucionar sus propias dificultades personales (miedo, ansiedad, catastrofismo en relación al hijo) o guiones de interacción familiar ya rígidamente estructurados en el tiempo (por ejemplo hiperprotectivo, democrático-permisivo, autoritario, delegante, intermitente, sacrificante) que no consiguen modificar (Nardone, Giannotti, Rocchi, 2001).

En todos estos casos se hace necesario un trabajo ad personam con los padres, como en el caso de una terapia individual o familiar normal. La observación  clínica nos lleva a afirmar que cuando un padre se dirige a nosotros lamentando un problema relativo al escaso rendimiento escolar de los propios hijos, si consigue superar eficazmente las dificultades propias individuales (la mayor parte de las veces  de naturaleza fóbico-ansiosas), en el 90% de los casos se traduce también en un mágico mejoramiento de la actuación escolar del hijo. []

indefension-aprendida-jaula-pc3a1jaros

Padre hiperprotector

Por ejemplo, una indicación típicamente usada para los trastornos de ansiedad, es la del diario de las preocupaciones (consistente en una anotación instantánea de las preocupaciones para aplazar eventuales correctivos conductuales) tiene el efecto de canalizar la atención del padre sobre una tarea que interrumpe sus usuales reacciones de ayuda. O bien la prescripción (dada al padre) de la peor fantasía sobre los resultados catastróficos de las dificultades escolares del hijo, que permite redimensionar la ansiedad de los padres, también en este caso empujándolo  por absurdo a evitar intervenir.

Análogamente, se asiste a mejorías milagrosas también cuando se consigue modificar (o suavizar) un modelo familiar disfuncional adoptado con constancia en la relación con el niño. []

La idea es la de introducir principios complementarios respecto al modelo dominante. Por ejemplo, en un sistema familiar hiperprotector el objetivo será el de hacer desarrollar la confianza de los padres en su hijos (por ejemplo, fiarse de su innata capacidad de aprendizaje). En un sistema excesivamente democrático-permisivo, será importante desarrollar la jerarquía (por ejemplo, establecer reglas concretas sobre los horarios dedicados a las tareas). En un sistema autoritario, improntado del sentido del deber, será fundamental introducir márgenes y grados de libertad en los hijos (por ejemplo, permitir pausas o momentos de distracción). Un sistema delegante requerirá que la madre y/o el papá asuman directamente la responsabilidad de ocuparse de los niños (por ejemplo, informándose de las tareas puestas por sus profesores). En un sistema intermitente, será deseable que los padres se pongan de acuerdo entre ellos (o con sigo mismos) sobre el modelo educativo más útil para el aprendizaje (por ejemplo, si permitir al niño empezar a estudiar a su capricho o a horas fijas). En un modelo sacrificante, finalmente, será necesario introducir introducir un poco de placer junto al esfuerzo, a las culpas y a los dolores del estudio (por ejemplo,…sonreir a los hijos!).

En conclusión, queremos exponer una indicación terapéutica adoptada transversalmente (prescindiendo del modelo de familia y de la tipología de ayuda paternal) para limitar e interrumpir el intervencionismo de los padres: la prescripción de observar sin intervenir.

Los famosos antropólogos Margaret Mead y Gregory Bateson

Los famosos antropólogos Margaret Mead y Gregory Bateson

Consiste en pedir a los padres que diariamente realicen una verdadera y propia observación antropológica-descriptiva de la evolución de la dificultad del hijo. El padre deberá hacerse con un cuaderno de observación en el que anotar en una columna todos los progresos y en la otra las dificultades aún no superadas. Al lector experto en antropología saltará a la  vista que se trata de una observación de antropólogo no participante. De hecho, la lógica de la indicación es la de dar a los padres una tarea que desvíe su atención sobre la observación activa, bloqueando la tendencia a intervenir.

“Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar”. HEMINGWAY

En suma, en la consulta, una ayuda modesta es preferible a una ayuda molesta.

También transversal es la prescripción dada a los padres de la conjura de silencio. [] La prohibición de los padres de hablar de la problemática del hijo (sobre todo en su presencia) evita la creación del “caso”, o lo deshincha si ya se había hinchado. Hay un modo universal para evitar la creación del caso: la braquilogía, el hablar breve. Breve(mente) se dicen muchas más verdades.

(Extraído de aquí)

(Extraído de aquí)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

MARK BEYEBACH: HABLAR A LOS HIJOS EN LUGAR DE ACTUAR

images

 

Si hubiera que realizar un ranking de las pautas de crianza ineficaz más populares esta ocuparía sin duda el primer puesto. Los padres tenemos una capacidad asombrosa para pronunciar amenazas que en realidad sabemos que no vamos a cumplir: “O dejas a tu hermano en paz o te vas a enterar”. “Como no entres ahora mismo te quedas sin Nintendo toda la tarde”, “Si no te acabas la verdura no hay postre”. La amenaza tiene la ventaja de que nos permite pensar que estamos haciendo algo para corregir a nuestros hijos, sin necesidad de llevarlo a cabo realmente.

pha0084lsAhora bien, la educación de un buen tirano exige algo más que las habituales amenazas incumplidas. Las que necesitará usar deben cumplir los exigentes criterios DIA: amenazar con castigos Desproporcionados “Si vuelves a quitar el juguete a tu hermano vendo todos los tuyos en el rastro”, Ilimitados en el tiempo (“Como vuelva a oir un solo insulto te quedas sin PlayStation para toda la vida”) y/o Agresivos (“Si no dejas en paz al perro te arranco la cabeza”). En otras palabras, cuanto menos creíbles resulten las amenazas, mejor será su resultado.

Otra forma de hablar en vez de actuar es tratar de razonar y dialogar siempre con los niños, especialmente los más pequeños, incluso cuando están “irrazonables”. La cultura popular está llena de exhortaciones para que los padres dialoguemos con nuestros hijos, así que no le será difícil aplicar esta pauta también en las situaciones en las que en realidad carece de sentido: cuando su hijo esté enfadado, no atienda a razones y se empeñe en acciones destructivas (romper el cochecito de su hermano, tirar la comida al suelo, tener una rabieta). Si aprovecha precisamente estos momentos para tratar de razonar con él, conseguirá reforzar su conducta de pequeño dictatorzuelo mediante el eficaz premio de su Crimen_y_CastigoP1Batención. Además, hablar y razonar le ayudará a no tomar ninguna acción correctiva que surta efecto: mientras usted le explica por qué no debería 271468__naughty-kid_tarrancar las cabezas de las barbies de su hermana, él seguirá descabezando muñecas; mientras usted desgrana las razones filosóficas por las que no debería comer el helado con la mano, seguirá haciéndolo. El aprendizaje será doble.

Los padres de Ruben, un niño de 8 años, nos lo trajeron a consulta debido a su “agresividad”. Lo que más les preocupaba era que con cierta frecuencia pegaba a su hermana, tres años más pequeña. En el transcurso de la entrevista presenciamos la habitual forma en que los padres reaccionaban: en un momento en que la conversación se centraba en su hermana, Ruben recuperó el protagonismo empezando a dar patadas a la pequeña. La madre reaccionó diciéndole que no debía hacerlo y luego le explicó que si seguía haciéndolo acabaría haciendo daño a su hermana y se iban a poner todos muy tristes. Mientras la madre daba esta explicación, Ruben, sin dejar de escucharla, seguía dando patadas sin que nadie lo impidiera, hasta que la hermana se alejó lo suficiente para ponerse a salvo.

 

(Extraído de aquí)

(Extraído de aquí)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO EN NIÑOS

Sin duda el problema que en esta franja de edad (6-11 años) crea más temores y dificultades tanto a los padres como al niño, y que tiende a estructurarse ya como una propia y verdadera psicopatología, es el trastorno obsesivo compulsivo. El niño pone en marcha compulsivamente rituales, que pueden ser acciones, fórmulas mentales, cantinelas verbales, espasmos físicos, muy frecuentemente etiquetados como tics. También en este caso las fases de la intervención terapéutico son como las aplicadas en los adultos pero, de nuevo, el rol de terapeuta será desarrollado por los padres. El método puesto a punto [] se articula en unas precisas indicaciones que los padres deben poner en práctica y conseguir que ponga en práctica el niño.

-La “conjura de silencio” respecto al problema, es decir, evitar hablar de él: sabemos que el solo hecho de hablar alimenta el trastorno. Al contrario, normalmente los padres hablan de ello muchísimo, y el problema se convierte en el centro de la comunicación familiar. Dejar de poner en práctica este guión descualifica la importancia del trastorno.
-Durante el trascurso del día el padre invitará con frecuencia a poner en práctica voluntariamente y delante de él la ritualidad durante un minuto. De la misma manera, cada vez que el niño pone en marcha el ritual fuera de los momentos en que el padre lo pide, si está éste presente, deberá pedirle que lo continúe haciendo durante un minuto exacto delante de él. Como el lector interesado puede profundizar en los textos específicos (consultar aquí), esta técnica adopta un tipo de lógica particular: la prescripción es un contrarritual terapéutico con el que el padre se apodera de la obsesión, porque ésta se produce tras la orden y no ya de manera compulsiva. La repetición de este nuevo guión conductual extingue la compulsión porque transforma completamente la dinámica en la percepción del niño. Ahora, de hecho, es el padre el que impone el hacerlo, no ya la obsesión; el niño, rebelándose a los padres, descubre que puede oponerse y no hacerlo. En este punto la obsesión y la compulsión se han hecho controlables, y si son controlables ya no se consideran patológicas.

(De “Aiuitare i genitori ad aiuitare i figli. Problemi e soluzioni per il ciclo di vita“. Giorgio Nardone. Ponte alle Grazie)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

A %d blogueros les gusta esto: