FALSOS MITOS DE LA ALIMENTACIÓN: QUÉ ES LA INSULINORRESISTENCIA

 

 

El índice insulinémico (o insulínico) es la capacidad de un alimento concreto para estimular la producción de insulina, y depende principalmente de los carbohidratos presentes, así como de las fibras y algunas proteínas. Los alimentos naturales tienen un índice insulinémico bastante bajo, y nuestro metabolismo, por lo tanto, está programado para controlar picos de insulina contenidos.

Desde que hemos aprendido a extraer y concentrar azúcar, a refinar los cereales y a producir alimentos industriales con contenidos insensatos de azúcar, nuestro consumo de carbohidratos ha aumentado exponencialmente hasta alcanzar niveles nunca previstos por la evolución, causando picos de insulina cada vez más altos y prolongados: con 4 comidas azucaradas al día, la insulina puede mantenerse alta durante 18 horas de 24.

A largo plazo, las personas predispuestas genéticamente, o por su estilo de vida, especialmente por una dieta inadecuada y por el sedentarismo, pueden desarrollar una condición llamada insulinorresistencia, caracterizada por los altos niveles de insulina circulante que, sin embargo, no consiguen cumplir bien su función.

Es igual que cuando perdemos audición porque hemos escuchado música a volumen muy alto durante muchos años, los niveles constantemente altos de insulina hacen que los receptores celulares correspondientes caigan en un mecanismo de retroalimentación; si las células se vuelven sordas al mensaje de la insulina, el páncreas tendrá que producir más, causando una nueva caída en los receptores, y esto es un círculo vicioso. Si también hacemos vida sedentaria, los músculos, que solo aceptan la glucosa necesaria y nada más, cerrarán la puerta a la insulina; el páncreas tendrá que producir más para controlar la glucosa que ha fallado al entrar en los músculos, causando una nueva disminución en los receptores, perpetuando el círculo vicioso. Seguir leyendo “FALSOS MITOS DE LA ALIMENTACIÓN: QUÉ ES LA INSULINORRESISTENCIA”