Archivo de la etiqueta: inseguridad

PSICOTRAMPAS DEL INSEGURO CRÓNICO

La inseguridad no puede ser definida de por sí como una forma de patología. Pero cuando se generaliza y se convierte en incapacidad para decidir o para actuar puede considerarse tal. En medicina, el término “crónico” indica una forma radicalizada de patología que nos acompaña durante toda la vida. Como hemos tratado de explicar desde un punto de vista estratégico, no existe nada que no se pueda cambiar; por ello rechazamos el término “crónico”, que suena como un anatema y que para el que lo cree se convierte en condena. Más allá de la disputas terminológicas, está fuera de toda duda el sufrimiento de quien está constantemente inseguro sobre sus propias decisiones y a menudo se ve incapaz de actuar para conseguir un objetivo. El mecanismo que conduce a una desconfianza así en las propias capacidades es efecto de la trampa de sobrevalorar y/o infravalorar y de postergar. El inseguro sobrevalora siempre a los otros y la dificultad de lo que debe afrontar, mientras que infravalora los recursos propios; por esto tiende a postergar la asunción de responsabilidades y a poner en

práctica iniciativas adecuadas a las circunstancias. La repetición de la táctica de posponer incrementa la baja estima, que en consecuencia amplifica la sensación de impotencia en la relación con los otros y con el mundo.
Existe también una variante de carácter mas obsesivo compulsivo de esta forma de malestar psíquico y comportamental, que es la duda patológica. En este caso la dinámica que conduce  a posponer la acción es la exigencia obsesiva de valorar por anticipado todas las posibilidades y sus posibles efectos, para después pasar a la acción solo cuando, a través de una lógica asfixiante, se llega a una decisión correcta y definitiva. Aquí la trampa del pensamiento es la ilusión del razonamiento perfecto.
Entre estos casos se observan individuos totalmente bloqueados en su vida, incapaces de asumir cualquier tipo de responsabilidad y de sacar adelante proyectos en general. No es infrecuente que estos individuos se liguen a personas que advierten como protectoras a quienes pedir ayuda y seguridad, generando una real y verdadera forma de dependencia relacional en virtud de la aplicación de una tercera psicotrampa: la de la ayuda que daña.

ESTRATEGIAS DE PSICOSOLUCIÓN

Si en la combinación de psicotrampas prevalece el lado fóbico, es decir, el infravalorar y/o sobrevalorar asociados al postergar y a la ayuda que daña, la intervención terapéutica deberá focalizarse sobre tal guión patógeno y será muy similar al usado para los trastornos fóbicos. Por tanto, se guiará al sujeto a aplicar primero la técnica del cómo empeorar, después la de la peor fantasía; mientras, se deberá suscitar el miedo a la petición de ayuda, bloqueando por una parte la dinámica relacional que alimenta el trastorno y revirtiendo por la otra las sensaciones fóbicas sobre si mismas en modo paradójico hasta su anulación: se trata por tanto de “apagar el fuego añadiendo leña“.

No hay noche que no vea el día

Realizada esta primera importante fase, se guiará al sujeto a asumir pequeños riesgos y decisiones siempre más complicadas, hasta conseguir la confianza en los propios recursos y la construcción de la propia autoestima.
Si en el trastorno prevalece el componente obsesivo-compulsivo, la primera fase del tratamiento será decididamente diferente. Se focalizará sobre el cortocircuito del mecanismo del razonamiento ilusoriamente prefecto, guiando a la persona a la aceptación y ejecución del precepto kantiano según el cual “No existe respuesta correcta a preguntas incorrectas“, hasta la completa desaparición del círculo vicioso entre dudas irresolubles y respuestas que tratan de resolverlas, creando posteriores interrogantes imposibles de resolver (Nardone, De Satis, 2011).
También en estos casos la terapia no requiere más que algunos meses y el porcentaje de éxitos positivos es decididamente alto.
Con las palabras de Shakespeare: “No hay noche que no vea el día“.

(Traducción de “Psicotrappole. Ovvero le sofferenze che ci costruiamo da soli: imparare a riconoscerle e a combatterle”. Giorgio Nardone. Ponte alle Grazie)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

A %d blogueros les gusta esto: