Archivo de la etiqueta: fármacos

SOBRE LOS PSICOFÁRMACOS (II)

Si el psicoanálisis puede ser considerada una disciplina no científica y la práctica terapéutica que se deriva un método no riguroso y poco controlable en sus efectos, el enfoque terapéutico que se le opone, la psiquiatría biologista organicista, manifiesta características de signo opuesto a las del psicoanálisis que, a fin de cuentas, no resultan ser menos arriesgadas.

La psiquiatría biologista y organicista ha experimentado en los últimos años un fuerte reavivamiento, después del periodo de esplendor que hubo en torno a los años 50. Este reavivamiento se caracteriza por una fuerte promoción científico-cultural y publicitaria de intervenciones farmacológicas que se presentan como medicamentos milagrosos para las enfermedades mentales y comportamentales.

La primera gran interrogante, que emerge tras el impacto de la gran publicidad sobre la píldora de la felicidad y del éxito en periódicos y revistas especializadas, es la relativa a si, detrás de toda esta promoción, además de los intereses de un grupo de investigadores de demostrar la gran importancia de sus descubrimientos, se hallan los intereses económicos de las grandes industrias farmacéuticas (Breggin 1991). Quizás no es bastante conocido que los psicofármacos están entre los mejores negocios de las multinacionales del fármaco y que los fármacos como el Prozac o el Xanax son los bestsellers que producen sumas de millones y millones en todo el mundo.[]

Este enfoque de terapia de los trastornos mentales y comportamentales se basa fundamentalmente sobre la teoría que conduce a la presencia de particulares descompensaciones bioquímicas en el cerebro[], tales descompensaciones son en la mayoría de casos hereditarios (Cassano 1993). La terapia de estas alteraciones bioquímicas prevé el suministro de sustancias farmacológicas específicas que deberían compensar tales alteraciones; si ello no basta, se pasará a intervenciones lesivas como el electroshock y el emoshock. Los terapeutas y los estudiosos de este enfoque declaran basarse en rigurosas investigaciones científicas; veremos más adelante que estos criterios de rigor científico son para otros investigadores (Bleuer 1978) bastante discutibles.

Partamos del fundamento teórico de este enfoque, es decir, la idea reduccionista y determinista de que los trastornos mentales tienen una matriz biológica hereditaria, en otras palabras, que se transmite de padres a hijos de generación en generación.

Como muestra Breggin citando muchas investigaciones comparadas (1991), aquellos estudios declarados como pruebas de la heredabilidad biológica de los trastornos mentales pueden ser utilizados a la vez como demostración de una génesis de tipo ambiental y familiar-relacional. El hecho de que se revele una descendencia genealógica parental y familiar de un trastorno no significa exclusivamente que la matriz de esto sea bioquímica, en cuanto la transmisión del trastorno podría deberse al clima social y relacional en el cual los pertenecientes al mismo grupo parental y familiar crecen. Así que lo que vale para una teoría biologista de los orígenes de los trastornos mentales vale también para su contrario: la teoría de las matrices ambientalistas-sociales (Lewontin, Rose, Kamin 1984). Además, como declara Pekka Tienari, psiquiatra finlandés autor de un reciente estudio sobre la esquizofrenia (1987), las experiencias y las emociones alteran la bioquímica de nuestro cerebro; por ello, a no ser que se identifiquen exactamente (realidad no demostrada) específicas alteraciones bioquímicas responsables de los trastornos mentales, sus orígenes podrían no ser biológicos, sino determinados por las experiencias socioambientales.[]

En esta línea una investigación del NIMH (Breggin 1991) es aún más explícita en la explicación de cómo la bioquímica del cerebro se influencia también mediante una intervención psicológica. El Instituto Nacional para la Salud Mental de América, de hecho, ha coordinado un estudio a larga escala comparando los resultados de diferentes terapias en el plazo de un periodo de tratamiento de unas 16 semanas (unos cuatro meses) sobre 250 pacientes que presentaban trastornos ansioso-depresivos (Elkin 1989). Los tipos de terapias sometidas a comparación son: terapia farmacológica, psicoterapia sistémico-estratégica, psicoterapia cognitivo-conductual y el suministro de placebo (presentado como si fuese realmente una medicina).

Después de los cuatro meses de tratamiento los resultados mostraron que: 1) los tres tratamientos efectivos daban resultados significativamente mejores que el placebo; 2) que no existían sustanciales diferencias en los resultados entre el enfoque terapéutico  farmacológico y el psicológico; 3) que en los pacientes con formas más severas de trastorno la mejor eficacia se consiguió por la psicoterapia sistemico-estratégica y por el tratamiento con antidepresivos. Esto quiere decir que la terapia farmacológica y la psicoterapia pueden producir los mismos efectos, pero se debe considerar que en el caso del fármaco el cambio obtenido es solo de tipo bioquímico, mientras que en el caso de la terapia psicológica el cambio también se da en la modalidad de percepción y reacción de cada sujeto ante la realidad.

Por ello, en el primer caso es muy probable que los sujetos presenten recaídas tras el fin de la terapia farmacológica, único agente responsable del cambio; mientras que en el segundo caso las recaídas serán improbables porque el cambio sucede por efecto de una reestructuración de las representaciones mentales y de las acciones del paciente. []

Nueva York-cerebro: imprevisible

En el plano teorico-metodológico emerge también  otro gran límite del enfoque biologico-organicista: : la pretensión, del todo ilusoria, de tener el control de las dinámicas químicas del funcionamiento del cerebro humano. Hasta el momento los conocimientos científicos relativos al cerebro humano son mucho más limitados de lo que se podría pensar cuando se lee o se escucha a un psiquiatra biologista. []

El lector sabe que los diez números de la combinación de una caja fuerte dan lugar, en sus posibles combinaciones, a una serie infinita de posibilidades: imaginemos ahora el cerebro humano compuesto por muchas áreas (corteza, tálamo, hipotálamo, cerebelo, etc), que a su vez están formadas por millones de motoneuronas que asumen funciones particulares-, ¿cuántas infinitas combinaciones interactivas pueden haber entre estos elementos?

Eigen (1986), Premio Nobel de química, muestra además cómo las posibilidades de juego interactivo resultan infinitas, a menudo impredecibles y casuales entre los componentes químicos celulares. ¿Cómo es posible por tanto pensar en introducir una sustancia química y conseguir controlar realmente sus efectos?. Porque, como afirma incluso Eigen (1986), la mínima variación en el equilibrio bioquímico de un organismo inicia una reacción en cadena de alteraciones. Luego parece improbable la idea de controlar el efecto específico de un fármaco en el cerebro humano, por cuanto que, una vez introducido, iniciará una reacción en cadena no previsible y aún menos controlable. Pero además, aunque ello fuese posible, permanecería el problema relativo al hecho de que, sobre la base de los actuales límites en el conocimiento del funcionamiento del cerebro humano, no es posible identificar específicas sustancias bioquímicas o específicas partes del cerebro como responsables exclusivos de un específico trastorno.

“Sería -afirma Bird-Whistel (1970)- como comprender de qué modo se dispone la red de alcantarillado de Nueva York conociendo únicamente un trozo de veinte centímetros de largo” o todavía peor,como  pretender intervenir sobre toda la red actuando sobre esos escasos centímetros disponibles.”

(De “Manuale di sopravvivenza per psico-pazienti. Come orientarsi nella giungla delle terapie della mente. Giorgio Nardone. Tea”

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

Anuncios

SOBRE LOS PSICOFÁRMACOS (I)

Cada tipo de psicofármaco tiene su propio modo de acción; en general podemos decir que actúan estimulando el cerebro para que produzca o reduzca la producción o la eficacia de algunas sustancias que producimos naturalmente y que se llaman neurotransmisores.

Tomemos el caso de la ansiedad y de los ansiolíticos. [] Nuestra enemiga es la ansiedad excesiva, la paralizante, la que nos empuja a evitarlo todo, a escapar, a no vivir, o la ansiedad que permanece cuando ha pasado el peligro. En nuestro cerebro existen, por fortuna, sustancias y circuitos neuronales que favorecen la aparición de la ansiedad y sustancias que nos permiten reducirla. Estas últimas sustancias creadas naturalmente en nuestro cerebro son similares a los ansiolíticos más difundidos que se adquieren en las farmacias , es decir, el Tavor, Valium, Ansiolin, Xanax. En condiciones de ansiedad, de insomnio o de graves tensiones (también musculares), estos productos en el curso de pocos minutos te hacen estar bien. Justamente en este parecido con los productos creados por nuestro propio cerebro se encuentran las ventajas y los defectos de los ansiolíticos. La ventaja es que son verdaderamente eficaces y de rápido efecto, son además similares a sustancias fisiológicas que raramente dan alergia. El inconveniente está justo en esta eficiencia. Si se toma medio Tavor cada tanto no sucede nada, se duerme bien, nos relajamos y no se corre el riesgo de dependencia y adicción. Pero si sin embargo el ansiolítico se toma a altas dosis durante largos periodos, gradualmente el cerebro inhibe la propia producción de ansiolítico. Dado que la ansiedad es necesaria para nuestra propia supervivencia (si no tuviésemos ansiedad pasaríamos con el semáforo en rojo, no nos prepararíamos para los exámenes, etc), el cerebro produce siempre más de la sustancia que favorece la aparición de la ansiedad. El resultado es realmente triste. Al principio se está bien rápidamente, después se aumentan las dosis, nuestro cerebro reacciona al exceso de ansiolítico produciendo siempre más sustancia que induce la ansiedad. Si en este punto se abandonase de golpe la terapia nos encontraríamos de lleno en una crisis de ansiedad. El cerebro no sabría ya calmarse espontáneamente. Esta condición por la que las dosis deben aumentar siempre más para conseguir los mismos efectos se llama “tolerancia”. La condición por la cual si se suspende la terapia se vive el efecto opuesto se llama “síndrome de abstinencia” y está ligada al concepto de adicción y dependencia. Los ansiolíticos son, entre los psicofármacos, los que más exponen al riesgo de la dependencia. Este riesgo es particularmente evidente con los productos más rápidos y eficaces. Por ejemplo, el Xanax y el Tavor inducen más fácilmente dependencia respecto al Prazene. []

Naturalmente, estos casos de dependencia pueden ser facilmente superados evitando bruscas interrupciones del tratamiento. Si se reduce gradualmente bajo control médico y eventualmente con un soporte psicológico no hay dificultades para interrumpir terapias de años de altas dosis. []

La bioquímica del cerebro se puede influenciar mediante las experiencias y las emociones, y también mediante una intervención psicológica. Esto se demuestra por los resultados de una investigación conducida por el profesor Rose, neurofisiólogo londinense. Se midió el nivel de Serotonina antes y después del tratamiento a dos grupos de pacientes que manifestaban trastornos depresivos; el primero fue tratado farmacológicamente con antidepresivos específicos, el segundo con una forma de psicoterapia breve. Después de casi 6 meses se reveló en los pacientes notablemente mejorados de ambos grupos un incremento del nivel de Serotonina en el organismo.

Este experimento demuestra claramente que aunque debiésemos suponer la carencia de un neurotransmisor específico como responsable de un trastorno psíquico,  esta podría ser compensada no solo con un aporte químico sino también a través de una terapia psicológica que no exponga a los conocidos riesgos de los efectos colaterales de los fármacos.[]

(De “Manuale di sopravvivenza per psico-pazienti. Come orientarsi nella giungla delle terapie della mente“. Giorgio Nardone. Tea)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

A %d blogueros les gusta esto: