ESTRATAGEMAS ORIENTALES: APRENDE A RETORCER AÚN MÁS

Edison y la primera bombilla

Una de las jaulas mentales del hombre moderno está representada por el esfuerzo de encontrar soluciones nuevas y creativas a problemas hasta entonces no resueltos. Este objetivo es perseguido tratando de examinar racionalmente todas las posibilidades. Pero, por desgracia, como indica la mayoría de los estudios sobre la creatividad y la capacidad de encontrar nuevas soluciones para problemas complicados, el esfuerzo de inventar bloquea la inventiva. (…)

Retorcer para enderezar

Desde la antigüedad, observamos el recurso a la estratagema de orientar el pensamiento en la dirección contraria a la deseada, a fin de que la mente pueda abrir nuevos escenarios en el sentido opuesto. Se trata de obligarse a complicar el problema que resolver, o a empeorar la situación que querríamos mejorar, analizando concretamente todas las posibilidades en tal dirección. Ante todo, se identificarán las cosas que hay que evitar: ésta es una primera e importante forma de conocimiento. Pero en el momento en que despejo el campo de las posibilidades contraproducentes, lo abro a las constructivas, haciendo que mi mente perciba la misma realidad desde nuevas perspectivas.

En otros términos, a través de un recorrido indirecto abro nuevos recorridos, imposibles de conquistar directamente. Seguir leyendo “ESTRATAGEMAS ORIENTALES: APRENDE A RETORCER AÚN MÁS”

DICCIONARIO INTERNACIONAL DE PSICOTERAPIA: HIPNOSIS SIN TRANCE

Estado alterado de conciencia sin la presencia de un formal trance hipnótico que puede realizarse durante un ordinario intercambio comunicativo, revelado a la observación empírica por una dilatación de la capacidad perceptiva en un estado de relajación, por el cual la persona puede más fácilmente autoinfluenciarse o ser influenciada. Este estado de fuerte sugestionabilidad se produce con maniobras comunicativas que permiten al sujeto abandonar el propio estado de rigidez perceptivo-emotiva. La persona muestra una postura relajada, sin ningún signo de agitación, con los ojos bien abiertos y las pupilas dilatadas y la posible presencia de movimientos rítmicos de los párpados; su voz es clara y ralentizada en el ritmo, su atención está focalizada en el tema que se discute o sobre la acción en curso, sin ninguna señal de distracción. Y es justo esta dimensión de complacida sugestionabilidad la que permite al sujeto superar la resistencia y los bloqueos. Seguir leyendo “DICCIONARIO INTERNACIONAL DE PSICOTERAPIA: HIPNOSIS SIN TRANCE”

MILTON ERICKSON A CANOA

Canoa, de Federico Tesei

El impacto de sus trabajos sobre los miembros del equipo del MRI es tal que nos parece indispensable extendernos un poco sobre este personaje fascinante.

Erickson nació en 1901 en Aurum, pequeña ciudad de Nevada actualmente desaparecida. Su familia emigrará a Wisconsin. Sus padres poseen una granja y toda la familia participa en los trabajos; Milton tiene siete hermanas y un hermano. Acumula una serie de deficiencias físicas, es daltoniano, no distingue los colores (el único color que puede reconocer como tal y que por tanto aprecia desmesuradamente es el púrpura; le gustará rodearse de objetos de este color: teléfono, paredes del cuarto de baño, pijamas, etc) y padece sordera tonal.

A los 16 años sufre su primer ataque de polio. El médico dice a la familia que el joven Milton no podrá caminar nunca más. Permanece en cama, incapaz de mover el menor músculo y sin ninguna sensación corporal; lo único que puede mover todavía son los ojos y, felizmente, el oído no ha sido afectado. Lee aquí cómo consiguió Erickson superar este problema. (…) Seguir leyendo “MILTON ERICKSON A CANOA”

PARANOIA: LA IMAGEN DE LA SALA DE ESPERA

“Sala de espera” de Jacobo Borges, 1960

Una persona entra en una sala de espera con la respiración contenida y comienza a escrutar a todos los presentes con proceder sospechoso, atento a cualquier señal de amenaza por parte de los demás. Deja su paraguas fuera del guardaparaguas para evitar que alguno lo equivoque con el suyo, se quita el abrigo y lo pone junto a sí para que nadie pueda robárselo; se sienta, coge un periódico y hace como que lee para cubrirse la cara, pero en realidad controla a todos con el rabillo del ojo, alternando falsas actitudes de relajación con continuos controles sobre su bolso, su portafolios y las llaves del coche. Seguir leyendo “PARANOIA: LA IMAGEN DE LA SALA DE ESPERA”