DICCIONARIO INTERNACIONAL DE PSICOTERAPIA: CONCEPTO DE COMPLEMENTARIEDAD

G. Bateson y M. Mead abandonando Bali y llegando a Nueva Guinea en un bote.“Goodbye and Good Luck to Margaret Mead and Gregory Bateson,” 1938

En el ámbito del paradigma sistémico relacional, la complementariedad describe un patrón de relación donde el comportamiento y las aspiraciones de los individuos o del grupo difieren y se complementan recíprocamente. Esta modalidad relacional, si es vivida armónicamente, permite establecer un equilibrio dinámico y funcional. Fue Bateson, estudiando durante años el ritual Naven de los nativos Iatmul de Nueva Guinea, quien habló por primera vez de complementariedad (así como de simetría). Según Bateson, cada cultura establece un patrón propio conductual al que los individuos deben hacerse. El carácter común es, por tanto, el resultado de las relaciones entre los grupos e individuos en el interior de la comunidad. Tales relaciones, por la naturaleza dicotómica del pensamiento occidental, podrían caracterizarse como bipolares, de las cuales típicos ejemplos pueden ser autoridad-sumisión, admiración-exhibicionismo, asistencia-dependencia y manifestando principalmente uno de estos dos términos, los sujetos presentan sin embargo también el otro extremo de la relación. La interacción acumulativa entre individuos, grupos y culturas, lleva después a un proceso de diferenciación en las normas del comportamiento individual, definido por Bateson como esquismogénesisque puede expresarse de manera complementaria (por ejemplo en la estructuración de estratos sociales, clases, castas, etc) o simétrica (por ejemplo en la creación de facciones, clanes, naciones. etc).

Bateson y Mead

Watzlawick, Beavin y Jackson han aplicado los conceptos de Bateson a la terapia de pareja y familiar y en particular J. Haley ha distinguido dos posiciones en el interior del comportamiento complementario: one-up (que designa a quien tiene el control y define la relación) y one-down (relativo a quien se encuentra en posición secundaria, inferior); los diversos comportamientos de los miembros de la pareja o de los familiares se reclaman y se refuerzan el uno al otro, dando vida a una relación de

One up, one down (Oscar Ross)

interdependencia en la que los respectivos papeles son aceptados por los actores en cuestión (por ejemplo las relaciones madre-hijo, médico-paciente, instructor-alumno, enseñante-estudiante).

La esquismogénesis complementaria, en otras palabras, se da cuando uno de los protagonistas de la interacción se comporta de manera opuesta al otro o a los demás actores del juego. No representa, por tanto, en sí, un esquema relacional disfuncional. Pero la complementariedad puede resultar problemática si una persona llega a asumir y mantener siempre, y no solo en algunos momentos o áreas de la relación, una posición one-up o one-down, determinando una rigidez en la

Sana complementariedad

interacción. Problemas ligados a las relaciones complementarias se dan, por ejemplo, cuando uno de los comunicantes obtiene frente a una petición de confirmación del Sí en realidad una no confirmación y por tanto obtiene un creciente sentimiento de frustración y desesperación que puede también caracterizar al otro interlocutor. A veces incluso sucede que ciertos individuos parecen bien adaptados más allá del contexto comunicativo que mantienen con la pareja, mostrando de hecho la patología de su relación solo si se les observa junto a su “complementario”.

Por tanto desde esta perspectiva encaja perfectamente la teorización de folie a deux ideada por dos psiquiatras franceses, C. Lasègue y J.P. Falret, en 1877. Las conflictualidades complementarias resultan habitualmente menos explícitas y menos visibles que las simétricas, caracterizadas estas últimas por un elevado e intrínseco nivel de competitividad relacional.

  (Extraído de aquí)
Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado oficial en España del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

CLOE MADANES: ARREPENTIMIENTO Y REPARACIÓN EN CASOS DE ABUSO SEXUAL

picasso-desnudo-azul_1974

El problema del incesto y el abuso sexual ha alcanzado proporciones críticas en nuestra sociedad. Ningún terapeuta puede evitar que lleguen a él agresores o víctimas. Ante la necesidad hemos desarrollado un enfoque estándar que intenta asegurar que cese el daño y que las sesiones de terapia sean realmente terapéuticas. El método consta de 16 pasos []:

Primer paso. El terapeuta reúne a la familia y empieza pidiéndoles a los padres que describan exactamente lo que ha sucedido. Quién le hizo qué a quién, cómo, cuándo, dónde, con qué frecuencia: todo lo que sepan. [] El terapeuta debe sentirse cómodo utilizando un lenguaje explícito, porque es muy importante que no haya lagunas sobre lo que sucedió exactamente. Por lo general esa es la primera vez que toda la familia habla sobre el abuso. []Eso es también terapéutico, en el  sentido de que impide que el agresor se cierre en banda. Cuando todo el mundo dice lo que sabe y sabía se genera una tremenda presión colectiva. Al agresor le resulta muy difícil negar lo que hizo. [] Cuando ha habido un incesto ya no se pueden consentir más secretos, porque un secreto puede derivar en otra relación incestuosa. Utilizar un lenguaje muy explícito al abordar los temas ayuda a acabar con los secretos.

Para que las niñas pequeñas representen lo que sucedió se utiliza papel y lápiz. A veces los padres piden que se las excluya de la sesión. Pero si el abuso iba dirigido a ellas lo mejor es insistir en que estén presentes.

descarga (2)Segundo paso: consiste en que el terapeuta pregunte a cada miembro de la familia en qué se comportó mal el agresor, empezando por éste mismo, al que por lo general le resulta muy difícil responder.[] Entonces el terapeuta pide a los padres que den otras razones. Dirán que fue algo doloroso, violento, una intrusión.

Tercer paso: el terapeuta coincide con ellos pero dice que hay una razón más, muy importante. Estuvo mal el hecho porque provocó un dolor espiritual a la víctima. Según la religión y la cultura de la familia se emplea la expresión “dolor espiritual” o “dolor en el corazón”. La sexualidad y la espiritualidad están relacionadas. Una violación sexual es una violación del espíritu de la persona y está mal principalmente por ello. Es más dañina que un ataque físico como golpear a alguien en la cabeza.

Cuarto paso: El terapeuta dice que un ataque sexual también provoca un dolor espiritual en el agresor. [] El terapeuta dice que también lamenta el dolor del agresor.

lavida_picasso

Quinto paso: suele ser espontáneo. Alguien de la familia dice al terapeuta que el agresor y tal vez otros miembros de la familia también sufrieron abusos sexuales por parte de parientes, extraños o amigos de la familia. Por lo general ha habido incesto durante varias generaciones. Es poco frecuente que solo haya una víctima y un agresor.

Sexto paso: el terapeuta demuestra comprensión, y dice que las agresiones también produjeron dolor espiritual en la madre y en otros familiares.[]

Séptimo paso: Pedir al agresor que se arrodille ante la víctima y exprese pesar y arrepentimiento por lo que hizo. Debe hacerlo de rodillas, y de tal modo que todos los presentes vean que es sincero y está verdaderamente arrepentido. El agresor suele resistirse y a veces los padres lo respaldan en sus objeciones. El quiere decir que lo lamenta, pero arrodillarse le parece humillante. El terapeuta dirá que precisamente por eso debe hacerlo. Si persiste en la negativa el terapeuta dirá que la terapia no puede continuar hasta que él se arrodille y que en realidad habría que informar a la justicia sobre la falta de arrepentimiento real, por lo que el tratamiento tal vez no sea lo más indicado (alternativa de internamiento en reformatorios). [] (En todos nuestros casos estaba involucrada la Justicia). [] A veces se necesitan unas cuantas sesiones. La víctima puede perdonarlo si quiere pero no está obligada a hacerlo. No se la debe presionar.

51Octavo paso: el terapeuta pide a los otros familiares que se arrodillen frente a la víctima y expresen su arrepentimiento por no haberla protegido. [] Uno de los problemas de las víctimas es que tienden a identificarse con esa condición. Después de las disculpas del agresor la víctima puede dejar la sesión con la sensación de que no es acusada de nada, ni le corresponde ningún castigo. Este es el principio de no tener que verse a sí misma siempre y solo como víctima.

Noveno paso: discutir con los padres cuáles serían las consecuencias si algo semejante volviera a suceder. El terapeuta estimula al padre a establecer la consecuencia más dura: la expulsión del seno familiar, que por lo general significa el internamiento.

Décimo paso: el terapeuta ve a la víctima a solas y la alienta a hablar sobre el abuso, a expresar sus sentimientos, sus miedos y su dolor. El terapeuta expresa simpatía, pero subraya que cuando a la gente le suceden cosas muy malas desarrolla una especial compasión que la eleva a un nivel existencial más elevado. Pueden sentir más empatía con el dolor ajeno. También puede decir que aunque los hechos parezcan terribles en ese momento lo que sucedió es solo una parte pequeña de la vida. []

Paso once: el terapeuta empieza a buscar un protector para la víctima. Es un error pensar en la madre. Por lo general en esas familias la madre es muy débil y no puede proteger eficazmente. [] Un tío respetable y responsable o dos abuelas pueden ser muy buenos protectores.[]

Paso doce: es la reparación. [] Se necesita un acto que implique un sacrificio prolongado, beneficioso para la víctima. Aunque la reparación sea más bien simbólica, porque realmente nada compensa la violencia sexual. Por lo general la reparación consiste en que el agresor trabaje y deposite una cantidad estipulada de dinero cada mes en una cuenta especial para sufragar la educación de la víctima, durante un período considerable.art and life la tragedia picasso 2

Paso trece: el terapeuta considera actividades para el agresor a fin de orientarlo hacia una vida normal. []

Paso catorce: es la restauración del amor. No se puede terminar estas terapias sin restaurar el amor de la madre por el agresor, en la medida en que sea posible. []

Paso quince: entraña restaurar la posición del agresor en la familia como protector de los hermanos más jóvenes. []

Paso dieciséis: el terapeuta ayuda al agresor a perdonarse a sí mismo. A veces esto es muy difícil. Se puede emplear la estrategia de las buenas acciones. Cuando el agresor se obsesione con la idea de lo que ha hecho tiene que realizar alguna acción benefactora para otros.

Cloe Madanes
Cloe Madanes

Durante toda la terapia deben recordarse tres elementos. Uno es el del secreto. El terapeuta tiene que sacar a la luz todos los secretos. El segundo es descartar la idea de la provocación. En todos estos casos el agresor deja suponer o afirma explícitamente que fue provocado por la víctima, que ella tiene su parte de culpa. El terapeuta tiene que negarse categóricamente a considerar incluso la posibilidad de que haya sido así. Porque aunque haya habido provocación la víctima es la víctima y el agresor el agresor. El tercer elemento es que el terapeuta tiene que comprender que en la mente del agresor se trató de un idilio. El agresor presenta casi siempre un desorden de pensamiento. De algún modo cree realmente que fue una relación romántica. Aunque haya habido violencia, aun cuando exista una gran disparidad de edades, en su mente vivió un romance con la víctima. Sin comprender esto no se puede ser realmente sensible al agresor ni captar su pensamiento.

 

(Extraído de aquí)
(Extraído de aquí)

 

Imágenes: obras de Picasso del periodo azul.

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta oficial del Centro di Terapia Breve Strategica dirigido por Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

CLOE MADANES Y LA ESTRATEGIA ANTI-SUICIDIO DE HEMINGWAY

 

tumblr_lop5o9H3Mv1qzn0deo1_1280

Otro enfoque es la estrategia de Hemingway. Esta estrategia resulta útil con personas deprimidas educadas y muy inteligentes. Son las que han ido a las mejores escuelas. Tienen buenos títulos académicos y dinero -todo en la vida-, y están aburridas, deprimidas y abrumadas con una especie de angustia existencial. No se llevan bien con sus cónyuges y no les gusta su trabajo, tienen ataques de angustia o pánico, o problemasCd-2-Ernest-Hemingway-7-007 psicosomáticos. El terapeuta les dice que es natural que estén deprimidas: ellas son inteligentes. Algo es viejo_mar_elmurrialindudable en la vida: que es sufrimiento, dolor y finalmente muerte. El mundo está lleno de injusticia y horror. Toda persona inteligente está deprimida. Esta es una condición natural de la humanidad. Lo sorprendente es que alguien se pregunte por qué están deprimidas.

hemingway-boxer-lifePero cuando uno ha decidido no quedarse en la sala de estar, tal vez vea la vida de modo diferente. Como enimages el caso de Hemingway, quien era un hombre muy inteligente y creativo. Lo tenía todo y estaba muy deprimido, de hecho, le tentaba el suicidio. Había escrito sobre el suicidio desde sus primeros años, pero no se suicidó hasta la vejez, ya muy enfermo. Había decidido seguir vivo, pensó que podría tener una vida interesante y se embarcó en continuas aventuras. Luchó en guerras y participó en numerosos safaris. Donde estaba sucediendo algo interesante y problemático, allí se encontraba Hemingway. ¿Por qué no vivir así?

 

2f28447abee4e5f88c15fa89ba0_prev

Entonces se empieza a planear una aventura con esos clientes y ellos empiezan a ver el mundo de otro modo. Por ejemplo, se les puede decir: “Hay muchos problemas en Sudáfrica. Ya que a usted no le importa vivir o morir: ¿por qué no va a Sudáfrica a luchar por un poco más de justicia?” Cuando la persona tiene que discutir si es realmente eso lo que quiere hacer, empieza a pensar y a planificar algo gratificante.

 

(Extraído de aquí)
(Extraído de aquí)

 

 

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

TERAPIA FAMILIAR ESTRATÉGICA: PREGUNTAS QUE LLEVAN A LA FORMULACIÓN DE UNA JERARQUÍA

Para formular el ordenamiento jerárquico de la familia, el terapeuta debe formular también ciertas preguntas apropiadas: ¿Quién está a cargo de quién en la familia? ¿Quién tiene que pedir permiso a quién, y en qué casos? ¿Cuáles son las reglas que imperan en el hogar? ¿Qué consecuencias trae que se las desobedezca? ¿Qué expectativas abrigan los padres con respecto a sus hijos adolescentes o jóvenes?
Conviene asimismo inquirir el grado de poder que tienen sobre la familia otros profesionales o agentes sociales. El terapeuta necesita planear de qué manera habrá de influir en estas fuentes de poder para que colaboren con él en vez de oponerse a sus empeños. Necesita determinar quién tiene poder sobre quién en las siguientes esferas: 1) el manejo del dinero; 2) el empleo del tiempo (quién decide, ya sea directamente o mediante exigencias o interferencias, de qué modo ha de utilizar otra persona su tiempo; o bien, dentro de la pareja, quién decide cómo pasarán el tiempo juntos); 3) el intercambio de información (quién comunica información y quién guarda secretos; quién determina la información que será intercambiada).

Si uno de los cónyuges toma las decisiones económicas, determina qué tiempo pasará junta la pareja, y no es una persona comunicativa, ese cónyuge tiene un poder considerablemente mayor que el otro, quien tal vez deba apelar en su impotencia a una conducta sintomática para equilibrar la jerarquía matrimonial. Pero si el cónyuge poderoso pierde su posición superior, quizá busque poder en un comportamiento sintomático. En casos de adolescentes y jóvenes con perturbaciones graves, la incongruencia o inversión jerárquica se vuelve patente cuando el terapeuta descubre de qué manera gravita el joven en el uso del tiempo y del dinero por sus padres, comunicándose en formas que estos no pueden entender y manteniéndoles ciertas cosas en secreto.
A medida que se van elucidando las relaciones, suele notarse que es posible aproximarse a las jerarquías incongruentes desde diversos ángulos; por ejemplo, centrándose en el uso del tiempo, o en el dinero, o en el síntoma presentado. Para planear una estrategia, el terapeuta debe aguzar su visión, descartar información valiosa y elegir, entre varias hipótesis posibles, la que parezca más práctica y económica,
El problema presentado al terapeuta sólo habrá sido comprendido cuando se lo resuelva. Hasta entonces, la respuesta de la familia ante la estrategia terapéutica forma parte de la información que contribuye a dicha comprensión.

(De “Terapia familiar estratégica“. Cloé Madanes. Amorrortu)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

CLOÉ MADANES: ELEMENTOS DE LA TERAPIA FAMILIAR ESTRATÉGICA

“La terapia familiar estratégica se desarrolló a partir de la terapia estratégica de Milton Erickson. Incluye diversos enfoques, todos los cuales poseen ciertos denominadores comunes. Un rasgo primordial de todos ellos es que el terapeuta asume la responsabilidad de planear una estrategia a fin de resolver los problemas del cliente. [] El terapeuta no aplica el mismo método a todos lo casos sino que diseña una estrategia específica para cada problema.[]
Entre la serie de objetivos que se propone alcanzar la terapia familiar estratégica se encuentra el de ayudar a las personas a sobrellevar las crisis que enfrentan en determinadas etapas de la vida  familiar, a fin de pasar a la etapa siguiente. Tales etapas han sido enunciadas por Haley (1973) como sigue: 1)período de noviazgo; 2)primeros tiempos del matrimonio, 3)nacimiento de los hijos y trato con ellos; 4)período intermedio del matrimonio, 5) “destete” de los padres respecto de sus hijos; 6) retiro de la vida activa y vejez. []
Este enfoque destaca la diferencia entre identificar un problema presentado en la terapia y crear un problema mediante la aplicación de un diagnóstico o una determinada caracterización de un individuo o familia. Rara vez se usan en este enfoque los criterios diagnósticos de la psiquiatría y la psicología, y la primera misión del terapeuta consiste en definir de tal modo el problema presentado que sea posible solucionarlo. []
Por su manera de conceptualizar un problema, el enfoque estratégico hace hincapié en lo analógico. Se presume que el problema de un niño o el síntoma de un adulto son modos que ellos tienen de comunicarse con los demás. Si se trata de un hombre deprimido que no quiere trabajar, se supondrá que esa es la forma en que él se comunica con su esposa respecto de ciertas cuestiones específicas -por ej., si la esposa aprecia al marido y la labor que desempeña, o si este debe hacer lo que quieren su esposa o su madre, etc-. Quizá la pareja se vuelva inestable con relación al problema presentado y entonces un hijo desarrolle un síntoma que exija al padre prodigarle activos cuidados en vez de deprimirse y comportarse incompetentemente. Se da por sentado que analógica o metafóricamente un síntoma es expresión de un problema y también una solución (aunque a menudo insatisfactoria) para todos los que tienen que ver con él.
El foco de la terapia está puesto con frecuencia en la modificación de analogías y metáforas. Erickson, por ejemplo, cambia las analogías del paciente narrándole historias que guardan similitud con su problema. Haley sugiere que se le puede pedir a un paciente que diga padecer un síntoma que en realidad no tiene (un dolor de estómago, por ejemplo), de modo que la verbalización cumple el mismo propósito metafórico del síntoma, eximiéndolo del dolor. Señala Haley que algunas personas pueden decir “Tú me produces dolor” y no padecer el dolor, en tanto que otras deben desarrollar el dolor como un modo de declarar su situación.[] Lo primero que debe discernir el terapeuta es quiénes están involucrados en el problema presentado y de qué manera. Luego, resolverá cómo ha de intervenir a fin de modificar la organización familiar para que el problema presentado ya no sea necesario. [] A menudo el terapeuta empieza por crear un nuevo problema y por resolverlo de modo tal que el cambio lleve a la solución del problema que había presentado la familia originalmente.

Saturno con apetito

En este enfoque interesa la jerarquía familiar. De los padres se espera que se hagan cargo de sus hijos, a la par que se bloquean las coaliciones intergeneracionales, como cuando uno de los progenitores se alía con un hijo contra el otro progenitor. Se pone especial cuidado en el lugar en que se sitúa el terapeuta en la jerarquía, para que no forme inadvertidamente coaliciones con los miembros que ocupan los escalones inferiores en contra de los que ocupan los superiores.
 Según Haley, los síntomas patológicos se pueden describir en términos de una jerarquía que funciona incorrectamente. Subraya que una de las maneras de planear una estrategia es sustituir el sistema que presenta la familia por otro diferente, anormal, antes de pasar a reorganizarla dentro de una jerarquía más funcional. []
Si madre e hijo mantienen una relación intensa en demasía, por ejemplo, con un padre periférico, la primera etapa puede consistir en dar al padre el control absoluto del niño, excluyendo a la madre, sistema anormal del que es posible pasar a otro más normal. []
Las intervenciones suelen cobrar la forma de directivas sobre algo que los miembros de la familia tienen que realizar, dentro y fuera de la entrevista. [] Las directivas pueden ser directas o paradójicas. [] Las directivas directas se planean con vistas a modificar ciertas secuencias de interacción familiar. Las intervenciones del terapeuta tienen como propósito involucrar a integrantes de la familia que permanecían desligados, promover el acuerdo mutuo y los buenos sentimientos hacia los demás, etc. []
Ejemplos de directiva impartidas por Haley:
Al padre que se alía con su hijita pequeña contra su esposa puede hacérsele lavar las sábanas de la niña cuando esta moja la cama; la tarea tenderá a alejar al padre de la hija, o curará la enuresis de esta. []
En ocasiones el terapeuta imparte las directivas metafóricamente, sin explicar qué quiere que suceda. Como sugiere Erickson, la gente se muestra a menudo más dispuesta a acatar una directiva si no sabe que se la han impartido.
En este enfoque se planean deliberadamente directivas paradójicas. Su carácter paradójico radica en que el terapeuta le ha asegurado a la familia que desea que cambie, pero al mismo tiempo le pide que no cambie. El terapeuta procurará entonces provocar la resistencia de los miembros de la familia para que puedan cambiar. Por ejemplo: Se le pide a uno de los cónyuges que se queje sobre un síntoma en momentos en que este no se produce, de modo tal que el otro cónyuge no sepa si la sintomatología de su esposo es realmente una sintomatología o sólo su acatamiento de las instrucciones impartidas por el terapeuta. O a una pareja que se trenza regularmente en reyertas improductivas se le pide que tengan una reyerta. []
Las directivas paradójicas o basadas en el desafío dependen, para lograr éxito, de que la familia desafíe las instrucciones del terapeuta o bien las siga hasta un extremo absurdo, negándose a partir de ahí a continuar acatándolas. []
El enfoque parte de la base de que toda terapia es directiva y que le es imposible al terapeuta evitarlo, ya que hasta en las cuestiones que elige comentar y en su tono de voz hay directividad. Pero aquí las directivas son planificadas deliberadamente, constituyendo la principal técnica terapéutica. No se hace hincapié en el insight o la comprensión, ni se formulan interpretaciones. []
Al focalizarse en la solución del problema presentado, esta terapia no está orientada al crecimiento personal ni se preocupa por el pasado: el acento está puesto en la comunicación en el presente. Tampoco se insiste en la reelaboración de algún tema o en tomar conciencia de la forma en que se produce la comunicación; si la familia puede superar el problema sin enterarse de cómo o por qué lo logró, eso se considera suficiente y satisfactorio, teniendo en cuenta que forzosamente muchas cosas quedan fuera de la conciencia (Montalvo, 1976).

(De “Terapia familiar estratégica”. Cloé Madanes. Amorrortu)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+