LAS 36 ESTRATAGEMAS CHINAS: OBSERVAR LOS FUEGOS QUE ARDEN AL OTRO LADO DEL RÍO

Una almeja estaba tomando el sol
con su concha abierta
cuando vino una grulla y picoteó
su carne. La almeja se cerró
de repente, atrapando el largo pico
de la grulla. Ninguno de los dos
se daba por vencido. Al final
un pescador que pasaba por allí
se quedó con la almeja y la grulla.

      FÁBULA CHINA


Observar los fuegos que arden al otro lado del río significa dejar que los enemigos de uno se destruyan a sí mismos.

Otra manera en que los chinos expresan esta idea es: Siéntate en lo alto de la montaña y observa cómo luchan los tigres entre sí.

Esta estrategia se aprovecha de las contradicciones de las facciones del campo enemigo. Exige una posición pasiva; hay que esperar pacientemente a que surjan los antagonismos. [] No hay que emprender ninguna acción, sino más bien sentarse y esperar buenas noticias.[]

La confianza en “observar los fuegos que arden al otro lado del río” ha sido algo evidente en la historia de la construcción de los imperios. A partir del siglo XV, mientras que los príncipes y las repúblicas de la Europa central luchaban entre si y llevaban a cabo planes de expansión unos a costa de otros, los europeos occidentales, particularmente los holandeses, escandinavos, españoles, portugueses, franceses y británicos, extendían sus ambiciones al otro lado de los mares. Al mismo tiempo, mientras que estos poderes se disputaban las conquistas de ultramar, la Rusia zarista se extendía hacia el este.

Elisabeth Manley en los JJOO de 1988

El pequeño puede recoger con frecuencia beneficios inesperados dejando que los grandes adversarios combatan sus diferencias. A veces podemos observar este principio en el mundo del deporte: por ejemplo, en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1988, mientras que la atención mundial se centraba en el enfrentamiento en patinaje entre las dos grandes figuras -Katarina Witt, de Alemania Oriental, y Debi Thomas, de Estados Unidos-, lo cual ejercía una enorme presión y producía tensión en ambas contrincantes, la canadiense Elisabeth Manley, que había pasado
relativamente desapercibida, patinó tranquilamente hasta conseguir una medalla de plata. []

A finales de los años setenta, mientras dos empresas estadounidenses se enfrentaban por la semejanza de los nombres de sus eliminadores de cucarachas -el Cal Mex Bug Destroyer, que utilizaba un método electrónico, y el Calameks Bug Killer, que utilizaba una sustancia química odorífera-, la empresa japonesa Maebashi Industries ganó tranquilamente a ambas con su exterminador de cucarachas sónico.

Cuando surgen batallas entre facciones dentro de las empresas y otros tipos de organizaciones, los

directores tienen una gama de opciones para enderezar la situación, que abarca desde la intervención dictatorial hasta la actitud de dejar las cosas de lado. En algunas circunstancias, los administradores de más éxito y más populares son los que dejan a los contrincantes llevar las cosas hasta un punto de irracionalidad e intervienen entonces como mediadores imparciales. Esta técnica es particularmente efectiva cuando se trata con posiciones individualistas, como las que adoptan los departamentos académicos de las universidades.
Los adultos sienten normalmente el impulso de separar a los niños que se están peleando o que están discutiendo, pero también en este caso “observar los fuegos que arden al otro lado del río” puede ser un buen enfoque. Incluso los párvulos pueden ser capaces de solucionar sus asuntos por sí mismos, y así podrán poco a poco aprender la importancia que tiene el compromiso y el compartir puntos de vista.

(De “Las 36 estratagemas chinas. La sabiduría de Oriente para Occidente” Gao Yuan. Edaf)




Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

LAS 36 ESTRATEGIAS CHINAS: ABRIR DE PAR EN PAR LAS PUERTAS DE LA CIUDAD VACÍA

 


                                                       Haz que tu agujero parezca falso 
                                                       y el enemigo creerá
                                                      que está realmente lleno


Esta estrategia se utiliza cuando se está en una situación muy vulnerable. Su éxito se basa en la propensión de la gente a desconfiar de lo que se reconoce abiertamente. Si no se tiene ningún medio de defensa y se revela esta situación abiertamente al enemigo, es probable que éste sospeche lo contrario.
Esta argucia toma su nombre de una de las hazañas más memorables de Zhuge Liang, el gran estratega que vivió en los tiempos en que la dinastía Han oriental estaba desintegrándose y los Tres Reinos empezaban a tomar su lugar. Como consejero de Liu Bei, Zhuge Liang había elaborado los planes que condujeron a la creación del reino de Shu en el suroeste de China. Más tarde se convirtió en el primer ministro de Shu. Desde este cargo, condujo 5 expediciones contra el reino de Wei, gobernado por su enemigo número uno, Cao Cao. En una de estas expediciones, en el año 228 d. de C., utilizó la estrategia de “abrir de par en par las puertas de la ciudad vacía” para impedir lo que de otra manera se hubiera convertido en un asalto devastador.

Para bloquear el avance de Zhuge Liang, el general Sima Yi atacó la pequeña, aunque estratégica, ciudad de Jieting. El general del reino de Shu que se había presentado voluntario para tomar a su cargo
la defensa de la ciudad, había montado un campamento en lo alto de una colina, que resultó ser un error catastrófico: Sima Yi rodeó fácilmente el campo y cortó el suministro de agua, forzando a los sedientos soldados Shu a atravesar sus propios terraplenes de defensa para rendirse. Alarmado por la pérdida de Jieting, Zhuge Liang ordenó retirarse a algunas de sus tropas, conservando sólo 2500 hombres en su cuartel general de la ciudad de Xicheng. Mientras tanto, Sima Yi continuó marchando hacia Xicheng con un ejército de 150000 soldados, decidido a hacer prisionero al estratega de Shu.
Zhuge Liang se quedó estupefacto cuando subió a la muralla de la ciudad y vio dos largas columnas de polvo que se elevaban como dragones a lo lejos. Inmediatamente ordenó que se arriasen todas las banderas Shu y que se abrieran de par en par las cuatro puertas de la ciudad. En cada puerta puso a 20 soldados vestidos de paisanos para que barriesen las calles. Ordenó al resto de sus soldados que se apostasen en los puestos de centinela en lo alto de la muralla; cualquiera que se mostrase o que hablase en alto sería decapitado en el acto. Después, el mismo Zhuge Liang, vestido con una ropa amplia, se subió a la muralla, se sentó en el puesto principal de observación y empezó a tocar el laúd. Dos pajes se mantenían a su lado, el uno con una espada y el otro con un gran plumero.

Zhuge Liang perdido

Cuando llegó la vanguardia de las tropas de Sima Yi y vio a Zhuge
Liang perdido en su música y aparentemente despreocupado de un posible ataque, no se atrevieron a entrar en la ciudad. Sima Yi no creyó el informe de los soldados y se precipitó con su caballo a comprobarlo con sus propios ojos. Naturalmente, encontró a Zhuge Liang tocando música melodiosa en lo alto de la muralla de la ciudad, mientras que lo que él suponía que eran ciudadanos estaban barriendo con calma las calles de abajo. Habiendo llegado a la conclusión de que esa pacífica escena sólo podía significar que se le había tendido una terrible trampa, ordenó una retirada inmediata.
Zhuge Liang puso a salvo a su ejército de vuelta en la capital del reino de Shu, en donde insistió en degradarse personalmente en tres rangos por la derrota de Jieting.



Abrir de par en par las puertas de la ciudad vacía es una forma arriesgada de engañar. Se afirma no ser más de lo que se es en la esperanza de que los demás imaginen que somos mucho más.
Los que actúan en un entorno comercial competitivo tienen una preferencia natural por lo secreto y la sorpresa. Pero, en ocasiones, una empresa puede obtener la delantera sobre un competidor utilizando la inocencia. Pocos fabricantes están dispuestos a reírse de si mismos, pero los fundadores de la estrambótica colección de animales conocidos como Tortugas Ninja Mutantes -pequeñas figuras de juguete que se han extendido como la pólvora entre los niños de menos de diez años- han reforzado la imagen de su línea de producción publicando cómo toda la empresa empezó como una broma. []
Durante varios años, los Estados Unidos no se tomaron en serio las aperturas de paz de Gorbachov; por ejemplo, cuando la Unión Soviética inició una renuncia unilateral a las pruebas nucleares, los Estados Unidos no aceptaron la invitación a hacer lo mismo y, tras probar infructuosamente una vez más la renuncia unilateral, los soviéticos continuaron con sus pruebas. A finales de 1989, sin embargo, los funcionarios americanos empezaron a pensar que, a fin de cuentas, tal vez “la ciudad” estuviera realmente vacía. El secretario de Estado, James Baker, declaró en un discurso sobre control armamentístico que las reformas de Gorvachov proporcionaban “la más clara oportunidad para reducir el riesgo de guerra desde el inicio de la era nuclear.

 


Esta estrategia sugiere que en su vida laboral la franqueza sobre su debilidad puede ser interpretada como un signo de confianza y de fortaleza. El jefe respetará a alguien que admite los problemas más que a alguien que intenta ocultarlos, los compañeros apreciarán que alguien esté dispuesto a reconocer las dificultades, los amigos harán todo lo que esté en sus manos para que usted pueda superarlas, y los adversarios no creerán que las cosas están tan mal como usted afirma.

(De “Las 36 estrategias chinas. La sabiduría de Oriente para Occidente”. Gao Yuan. Edaf)

Imágenes: fotogramas de la película “Acantilado rojo” de John Woo

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

EL ARTE DE LA ESTRATAGEMA: CIRCULAR CONTRA LINEAL, LINEAL CONTRA CIRCULAR

“Esta estratagema, en apariencia un ejercicio teórico de geometría euclidiana, en realidad es la expresión más bien antigua de una inteligencia estratégica aplicativa, representada por el genial Arquímedes. Su afirmación dadme un punto de apoyo y moveré el mundo es su más sugestiva imagen.
Oponer un movimiento circular a una forma lineal hace posible algo que era considerado imposible, como por ejemplo el levantamiento y transporte de pesos gigantescos. Todas las grandes obras de ingeniería y arquitectura no existirían sin la aplicación práctica de ese principio. Los enormes bloques de piedra se hacían rodar sobre troncos; la invención de la rueda y la polea ha permitido aprovechar la misma estratagema: tratar una fuerza lineal con un movimiento circular, que en vez de oponerse a ella aprovecha ventajosamente su potencia.
Lo contrario es igualmente cierto: si quiero bloquear algo que rueda me basta con insertar una cuña entre el objeto y la superficie de rodamiento. Esta pequeña fuerza lineal concentrada en un punto está en condiciones de bloquear una potente fuerza circular..
Una vez más, con poco se obtiene mucho. [] Se trata de valerse del principio de complementariedad en vez del de oposición. La representación ejemplificativa más clara es quizás su aplicación marcial: si los dos contendientes se enfrentan, oponiéndose directamente el uno al otro, el inevitable choque directo hará que el impacto sea la suma de las dos fuerzas que topan. [] En cambio, si nos valemos de nuestra estratagema, en el momento del impacto uno de los dos contendientes, en vez de oponerse, se aparta ligeramente de lado empujando al adversario, éste caerá violentamente.

Lineal contra circular. Linealísimo.

El movimiento circular de defensa captura la fuerza del adversario y la vuelve en su contra. O si, mientras el adversario se abalanza sobre él, el defensor asesta un golpe preciso en un determinado punto de su cuerpo en movimiento, como la pierna de apoyo, no sólo conseguirá bloquearlo sino también vencerlo rápidamente, puesto que la fuerza del impulso interrumpido incidirá sobre la articulación de la rodilla, que se romperá.

Por lo demás, las complementariedades naturales entre los elementos están en la base, ya sea de la filosofía taoísta, ya sea de las antiguas artes de combate orientales. La alternancia entre duro y blando, lleno y vacío, evidente y escondido es el fundamento de las dinámicas que constituyen el equilibrio de las cosas. La virtud no es considerada como para los estoicos el justo medio, sino la continua alternancia entre los extremos que se completan mutuamente en un equilibrio constituido precisamente por su recíproca complementariedad.

Gödel, Einstein, Eisenberg y otros modernos científicos han demostrado que esta aproximación, definida en la moderna epistemología como causalidad circular, o sea, la concepción por la cual causa y efecto constituyen un sistema circular de reciprocidad e interdependencia más que un lineal proceso secuencial, es la forma más correcta y evolucionada del modelo científico. Una vez más, la sabiduría antigua ha sido confirmada por la ciencia moderna.
Volviendo a las posibilidades prácticas, piénsese en otra antigua y formidable aplicación de este principio, que ha permitido que los hombres atravesaran los océanos: la habilidad de navegar evitando el impacto directo con las olas, penetrándolas con trayectorias que resisten su resistencia y aprovechan su impulso.
Aplicada al mundo de la comunicación, esta estratagema mantiene su sorprendente eficacia y representa un criterio básico para la selección de las estrategias de persuasión.

Cuando se quiere demostrar algo general, hay que dar la regla particular de un caso; pero si se quiere demostrar un caso particular, habrá que comenzar por la regla general.

Así nos ilustra Blaise Pascal (Pensamiento nº 40) un ejemplo de aplicación de esta estratagema de la comunicación: para probar una cosa, se puede remitir de otra, no probada pero expuesta como si lo fuera, que funcionará como indiscutible prueba de la primera. Lo importante es que las dos cosas sean argumentativamente una lo opuesto de la otra. En síntesis, se trata de de comprobar un hecho sencillo con una teoría complicada y, al revés, exponer una tesis complicada con ejemplos sencillos y concretos.
Por lo demás, Gorgias, muchos siglos antes de Pascal, afirmaba;

Se debe desarmar la seriedad del adversario con la risa y la risa con la seriedad

Del mismo modo, si quiero persuadir a una persona que usa un lenguaje sencillo, debo hacerlo mediante argumantaciones elaboradas y retorcidas, a las cuales él intentará dar un sentido sencillo, encontrando así el fundamento de verdad y, por tanto, convenciéndose. Si, en cambio, tengo enfrente a un interlocutor que usa un lenguaje refinado y expone argumentaciones refinadas, deberé penetrar su exposición con fulminantes ejemplos concretos. Así derrumbaré su complejo andamiaje expositivo con unos precisos mandobles directos a los puntos de apoyo. Él se aferrará, pues, a vuestras propuestas como un sediento en el desierto se zambulle en el agua de un oasis. []
Una persona que adopta una posición rígida será puesta en crisis por otra que se dirige a ella de manera firme pero suave. []
El arte está en saber sintonizar con el canal complementario al de nuestro interlocutor, creando una dinámica de relación en la que su posición se convierta en emocionalmente insostenible. Usada con pericia, esta estratagema lleva a la solución de muchos problemas aparentemente irresolubles. Su aplicación no tiene límites, puesto que su criterio de fondo coincide con la naturaleza de la evolución, del cambio de las cosas y los seres vivos.”

(De “El arte de la estratagema. O cómo resolver problemas difíciles con soluciones simples”. Giorgio Nardone. RBA Integral)

LA ESTRATAGEMA DESVELADA

La estratagema de la estratagema  desvelada corresponde aparentemente a la ausencia de estratagemas, mientras que es la más sutil de todas. A este propósito me complace recordar un hecho singular acaecido en el lejano 1993 durante un seminario sobre el tratamiento de los trastornos de la alimentación en Milán. Gianfranco Cecchin me llamó diciendo que, junto a Luigi Boscolo, tendría mucho gusto en venir a ver cómo trabajaba. En la comida me preguntó una cosa curiosa: “¿Por qué tú, en tus libros, explicas todos tus trucos? Entonces los pacientes los saben y ya no los puedes utilizar”. Yo le respondí, como hago con mis pacientes, que si conocen los trucos, de oculto, resulta desvelado, de modo que funcionará mucho mejor. Normalmente acabo diciendo: Ahora solo tenemos que descubrir si aplicado en usted tendrá el efecto número uno o número dos. Así transformo una lógica del truco escondido en una lógica del truco desvelado, o una profecía que se autorrealiza. Se trata de la más sutil de las estratagemas que se aplica cuando el otro conoce la estratagema, por ejemplo, con personas expertas. Desde hace muchos años me encuentro que tengo que hacer de psicólogo de psicólogos, psiquiatras, psicoterapeutas, o médicos que han leído mis libros y aprecian el modelo”

(De “Surcar el mar sin que el cielo lo sepa. Lecciones sobre el cambio terapéutico y las lógicas no ordinarias”. Giorgio Nardone y Elisa Balbi. Herder)

EL CABALLO DE TROYA DE LAS ESTRATAGEMAS: ENTURBIAR LAS AGUAS PARA QUE FLOTEN LOS PECES

“Así como los peces no consiguen orientarse en las aguas turbulentas, los seres humanos se pierden en el desorden y la confusión, quedando privados de sus puntos de referencia. Y precisamente como los peces buscan la luz saliendo a flote, los seres humanos acuden donde piensan que encontrarán una explicación que reordene la situación inaceptable de confusión y desorden.
Pero a menudo huyen del fuego y acaban en las brasas, sobre todo cuando la confusión y el desorden son creados expresamente para inducirles a perder el control.
Esta estratagema tiene algo en común con una de las variantes ya tratadas de “Mentir diciendo la verdad”, o sea, la técnica de la confusión. Pero si en aquel caso se utiliza la confusión para luego introducir la “verdad” deseada, en este, en cambio, se trata de producir desconcierto y pérdida de control en el adversario para inducirle a la rendición. El caballo de Troya es el supremo ejemplo de este artificio. Los troyanos se confundieron hasta tal punto por el hecho de haber recibido este regalo inesperado que perdieron su capacidad de analizar qué podía esconderse detrás de ese extraño acontecimiento.

“Los esposos” de Modigliani

En tiempos modernos y en un contexto diferente, Alfred Polgar, en sus Pequeñas historias sin moraleja nos ofrece otro magnífico ejemplo. Una mujer se lamentaba de su marido, que prefería salir siempre con los amigos, dejándola sola en casa. Después de meses de quejas, súplicas e incluso disputas, una tarde, cuando el marido está a punto de salir, la mujer le acompaña a la puerta y le desea, con una dulcísima sonrisa: ¡Diviértete, cariño!
El marido, hasta aquel momento orgulloso de no ceder a las quejumbrosas solicitudes de su esposa, se pregunta:
¿Por qué me habrá dicho eso?
La duda le penetra en la cabeza como la carcoma, le atormenta mientras está en el bar y no le permite divertirse como de costumbre. Al final, incapaz de resistir, vuelve a casa, donde la esposa aún sonriente le acoge diciendo:
¿Cómo es que has venido tan pronto, amor? ¿No te has divertido?
Desde entonces, salir con los amigos ya no será tan divertido, porque la duda le acompañará turbando sus momentos de esparcimiento.
Esta pequeña historia es muy actual, además de iluminadora respecto del poder de esta estratagema.
La duda devora la mente e impulsa a luchar por su anulación. Pero de costumbre, la duda que es combatida genera otras dudas en una escalada formidable. El efecto es una especie de “trastorno obsesivo planificado” del cual la víctima quiere librarse a toda costa. Este proceso, en la mayoría de los casos, tiene efectos devastadores. Si una persona es inteligente y, por tanto, firme en sus convicciones, es difícil hacerle cambiar de opinión de manera directa, pero si se insinúa en su mente una duda que crea desorden en su orden y confusión en su claridad, su tendencia a querer retomar el control le conduce de cabeza a la trampa. La espiral de la duda que genera duda toma vuelo y destruye la capacidad de reaccionar de manera positiva. El intento de reconquistar el control conduce al efecto contrario de perderlo cada vez más. Hasta que, para salir de este estado insoportable, se confía en las capacidades ajenas.
El enemigo se rinde espontáneamente: el general romano Quinto Fabio Máximo, llamado “el Contemporizador”, era especialista en vencer batallas sin combatirlas, sino induciendo al adversario a la fuga gracias al uso de esta estratagema.

Hacía acampar a su ejército cerca de las posiciones enemigas, luego desplazaba de manera vistosa las retaguardias, dando al enemigo la sensación de acumular nuevas tropas. Era tan hábil en este engaño que los ejércitos enemigos, convencidos de estar en minoría, se daban a la fuga. Esta variante de “Enturbiar las aguas para que floten los peces” es uno de los máximos niveles de estrategia, porque permite obtener lo máximo con el mínimo esfuerzo, o sea, vencer sin combatir. En este caso, el resultado se consigue a través de un engaño producido con arte sobre el enemigo. Porque, como diremos más adelante, el objetivo supremo del pensamiento estratégico es no tener necesidad de combatir, siendo temidos por el adversario y demasiado amados por los propios seguidores.”

(De “El arte de la estratagema. O cómo resolver problemas difíciles con soluciones simples“. Giorgio Nardone. Integral)