ESTRATAGEMAS ORIENTALES

HISTORIAS CURATIVAS: MATAR A LA SERPIENTE CON SU MISMO VENENO

samurai

“-Si alguien se acerca a ti con un regalo y tú no lo aceptas, ¿a quién pertenece el regalo?– preguntó el sabio samurái

A quien intentó entregármelo -respondió uno de los discípulos

Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos –dijo el maestro-cuando no son aceptados continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo”.

ESTRATAGEMAS ORIENTALES: HACERSE EL TONTO SIN DEJAR DE SER LISTO

Las fuerzas de Cao Cao

                              Las fuerzas de Cao Cao (fotograma de “Red Cliff” de John Woo)

Las personas más inteligentes no dejan ver siempre lo inteligentes que son. Las personas menos listas que piensan que son muy listas suelen actuar temerariamente, cuando sería más sabio hacerse el tonto mientras esperan su hora propicia. []

De acuerdo con la enseñanza de Sun Zi de que “cuando uno es fuerte debe fingir ser débil”, es un método para hacer que el adversario nos subestime.

Liu_Bei_Tang

Liu Bei

Esta estrategia viene ilustrada por la historia de cómo Liu Bei, un líder muy querido por sus súbditos que vivió hace dos milenios, se escapó de las intrigas de su despiadado enemigo Cao Cao. En el año 198 d.C, Liu Bei fue derrotado por un señor de la guerra y pidió asilo a Cao Cao, que era por entonces primer ministro de la corte Han. Cao Cao le otorgó el título de duque y lo trató con generosidad, pero de hecho lo mantenía en una especie de detención domiciliaria. Su verdadero objetivo era controlar a Liu Bei, que estaba adquiriendo cada vez más popularidad e influencia.

Mientras tanto, Cao Cao estaba también planeando usurpar el poder del joven emperador Han, Xiandi. Cuando éste se enteró escribió un edicto secreto con su propia sangre jurando actuar hasta llevar a Cao Cao a la muerte. Liu Bei se unió en secreto al complot, pero evitó atraer sospechas, permaneciendo en su casa y dedicándose a cultivar una huerta.

Un día Cao Cao fue a visitar a Liu Bei. Se sentaron a una mesa de piedra en un pequeño pabellón rodeado de ciruelos y conversaron sobre vinos y comidas. El cielo estaba cargado y parecía que iba a llover. Cao Cao preguntó a Liu Bei: “Has estado en muchos lugares y has conocido a mucha gente. ¿Podrías decirme quiénes son los héroes de hoy día?”. Liu Bei nombró toda una lista de señores y líderes, pero Cao Cao se burlaba a cada nombre y acabó diciendo que solo Liu Bei y él mismo podían ser llamados verdaderos héroes.

En la certidumbre de que Cao Cao le había descubierto, Liu Bei se sintió tal alterado que se le cayeron los palillos al suelo. Justo en ese momento sonó un trueno. Liu Bei explicó rápidamente que el trueno le había asustado y que por eso le habían temblado las manos. Por este incidente Cao Cao supuso que Liu Bei era un cobarde. Poco después le quitó los centinelas y le permitió ponerse al frente de 50.000 soldados para combatir a un señor de la guerra. Casi sobra decir que Liu Bei no pensaba volver. A un aliado le confesó: “He estado viviendo como un pájaro en una jaula y un pez dentro de una red. Ahora soy como un pez que vuelve a nadar en el mar y un pájaro que planea en el cielo”. Cuando Cao Cao descubrió el complot contra él ordenó ejecutar a todos los que habían firmado el edicto secreto, pero por entonces Liu Bei estaba ya muy lejos.

Cao Cao

Cao Cao frustrado

Es interesante el hecho de que la estrategia de hacerse el tonto ha sido utilizada por los jefes militares con sus propias tropas en numerosas ocasiones a lo largo de la historia china. []

En el ámbito de los negocios, hacerse el tonto puede ser una manera de desarmar a los que están inclinados a atacar. La estrategia es particularmente útil en negociaciones comerciales cuando usted no quiere dejar saber hasta qué punto conoce los planes de la otra parte. ¡Pero tenga en cuenta que el otro también puede estar haciéndose el tonto! []

Hacerse el tonto cuando realmente se es listo no es siempre tan sencillo. Las mujeres tienen una ventaja en este aspecto a causa de la presunción masculina de que las mujeres son menos capaces o inteligentes que

Kurtzig

Sandra Kurtzig

los hombres. Un caso a señalar es el de Sandra Kurtzig, que a los 24 años fundó Ask

El detective Colombo también usaba esta estratagema de hacerse el tonto para que se relajaran los sospechosos y cometieran errores inculpatorios

El famoso detective Colombo también se hacía el tonto para que se relajaran los sospechosos y cometieran errores autoinculpatorios

Computer Systems, una empresa informática en Silicon Valley, y a los 42 dimitió como presidenta del consejo de administración de una empresa que valía 200 millones de dólares para escribir su biografía. Ella confiesa que ser mujer le ayudó a triunfar, porque los hombres no la consideraban una verdadera competidora y en poco tiempo daba sus opiniones y dirigía el negocio a su manera.

Hacerse el tonto puede cumplir varias funciones en las relaciones personales. Cuando está empezando usted a conocer a alguien hacerse el tonto inducirá a la persona en cuestión a revelar algo más de su carácter. []

Si su pareja o sus hijos están siempre esperando escuchar cómo piensa usted antes de expresar una opinión o tomar una decisión, hacerse el tonto puede animarles a pensar por si mismos.

(Extraído de aquí)

(Extraído de aquí)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

EL ARTE DE LA ESTRATAGEMA: VENCER SIN COMBATIR

Obra de Antonio Ligabue

Obra de Antonio Ligabue

 

La última de las estratagemas esenciales es la síntesis conclusiva de las capacidades alcanzadas gracias al ejercicio de la sabiduría aplicada, o sea, el objetivo más elevado que el sabio-guerrero-persuasor puede lograr.

Vencer sin combatir significa haber llegado a un nivel de habilidad estratégica y virtud tales como para generar en cualquier adversario no solo temor, sino respeto y admiración hasta el punto de que éste ni sueñe con la idea de un enfrentamiento.

Cabeza de tigre de A. Libgabue

Cabeza de tigre de A. Libgabue

El adversario debe advertir en vuestra actitud calma, seguridad y fascinación, capaces no solo de doblegar su voluntad de combatiros, sino de suscitarle el deseo de imitaros. Lo que persuade al adversario de convertirse en vuestro seguidor es la percepción inmediata de vuestras virtudes personales. Para obtener este efecto sugestivo es indispensable poseer un gran carisma. Pero ¿qué es el carisma sino la sabiduría y las habilidades prácticas que rezuman de todos vuestros poros?

Cultivar pacientemente las propias virtudes. Profundizar constantemente en el conocimiento. Aprender continuamente habilidades. Ejercitar sin tregua las capacidades adquiridas para mejorarlas. Ésta es la esencia de Vencer sin combatir. El objetivo no es parecer invencibles, sino convertirse en modelos a seguir. No hacer palanca en el miedo, sino en la admiración.

776acdea38ef4442a95b8eb9e3ac7d09

De Alejandro Magno se decía que sus soldados estaban enamorados de él. Lo habrían seguido donde fuera, no por miedo sino por amor. Todos los grandes líderes han seducido y embrujado a sus tropas, obteniendo así el máximo de ellas. Sun Zu afirma que el mejor general es aquel que es seguido por sus soldados por afecto y admiración, no por temor.

images (2)

Cabalgando el propio tigre

Creo que en este punto el lector se preguntará: “Pero ¿dónde está el truco? ¿Dónde el sutil engaño? ¿Dónde reside el artificio para ser capaces de vencer sin combatir?”.

El truco, en este caso, es la ausencia de trucos. La estratagema paradójica se corresponde con la verdad, en el sentido de que no hay engaño. Ser lo que se parece. Si a la percepción exterior de mis virtudes no se corresponde mi real capacidad, antes o después, esta máscara engañosa caerá y mostrará las miserias. No se trata, por consiguiente, de construirse una imagen de vender a los demás y a sí mismos, sino de construir a través del conocimiento y el ejercicio esas habilidades que fascinan a los otros. Sé lo que pareces. Al final se vuelve al principio: El secreto es que no hay secretos. 

Cabalgar el propio tigre no es un artificio, sino una habilidad, fruto de estudio y aplicación constantes. También porque si podemos ser buenos engañando a los demás sobre nuestras reales capacidades, no podemos hacerlo tan bien con nosotros mismos.

 

Cada uno de nosotros –dice un proverbio chino- duerme cada noche con un tigre al lado. No puedes saber si éste, al despertarse, querrá lamerte o despedazarte.

Con esta metáfora, la sabiduría antigua quiere recordar la relación que cada uno de nosotros tiene con sus propios límites.

Solo intentando mejorar constantemente podemos hacernos amigos de nuestro tigre, en cuanto nadie puede evitar la peor y más peligrosa de las compañías: nosotros mismos.

(De “El arte de la estratagema. O cómo resolver problemas difíciles con soluciones simples“. Giorgio Nardone. Integral)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

LAS 36 ESTRATAGEMAS CHINAS: OBSERVAR LOS FUEGOS QUE ARDEN AL OTRO LADO DEL RÍO

Una almeja estaba tomando el sol
con su concha abierta
cuando vino una grulla y picoteó
su carne. La almeja se cerró
de repente, atrapando el largo pico
de la grulla. Ninguno de los dos
se daba por vencido. Al final
un pescador que pasaba por allí
se quedó con la almeja y la grulla.

      FÁBULA CHINA


Observar los fuegos que arden al otro lado del río significa dejar que los enemigos de uno se destruyan a sí mismos.

Otra manera en que los chinos expresan esta idea es: Siéntate en lo alto de la montaña y observa cómo luchan los tigres entre sí.

Esta estrategia se aprovecha de las contradicciones de las facciones del campo enemigo. Exige una posición pasiva; hay que esperar pacientemente a que surjan los antagonismos. [] No hay que emprender ninguna acción, sino más bien sentarse y esperar buenas noticias.[]

La confianza en “observar los fuegos que arden al otro lado del río” ha sido algo evidente en la historia de la construcción de los imperios. A partir del siglo XV, mientras que los príncipes y las repúblicas de la Europa central luchaban entre si y llevaban a cabo planes de expansión unos a costa de otros, los europeos occidentales, particularmente los holandeses, escandinavos, españoles, portugueses, franceses y británicos, extendían sus ambiciones al otro lado de los mares. Al mismo tiempo, mientras que estos poderes se disputaban las conquistas de ultramar, la Rusia zarista se extendía hacia el este.

Elisabeth Manley en los JJOO de 1988

El pequeño puede recoger con frecuencia beneficios inesperados dejando que los grandes adversarios combatan sus diferencias. A veces podemos observar este principio en el mundo del deporte: por ejemplo, en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1988, mientras que la atención mundial se centraba en el enfrentamiento en patinaje entre las dos grandes figuras -Katarina Witt, de Alemania Oriental, y Debi Thomas, de Estados Unidos-, lo cual ejercía una enorme presión y producía tensión en ambas contrincantes, la canadiense Elisabeth Manley, que había pasado
relativamente desapercibida, patinó tranquilamente hasta conseguir una medalla de plata. []

A finales de los años setenta, mientras dos empresas estadounidenses se enfrentaban por la semejanza de los nombres de sus eliminadores de cucarachas -el Cal Mex Bug Destroyer, que utilizaba un método electrónico, y el Calameks Bug Killer, que utilizaba una sustancia química odorífera-, la empresa japonesa Maebashi Industries ganó tranquilamente a ambas con su exterminador de cucarachas sónico.

Cuando surgen batallas entre facciones dentro de las empresas y otros tipos de organizaciones, los

directores tienen una gama de opciones para enderezar la situación, que abarca desde la intervención dictatorial hasta la actitud de dejar las cosas de lado. En algunas circunstancias, los administradores de más éxito y más populares son los que dejan a los contrincantes llevar las cosas hasta un punto de irracionalidad e intervienen entonces como mediadores imparciales. Esta técnica es particularmente efectiva cuando se trata con posiciones individualistas, como las que adoptan los departamentos académicos de las universidades.
Los adultos sienten normalmente el impulso de separar a los niños que se están peleando o que están discutiendo, pero también en este caso “observar los fuegos que arden al otro lado del río” puede ser un buen enfoque. Incluso los párvulos pueden ser capaces de solucionar sus asuntos por sí mismos, y así podrán poco a poco aprender la importancia que tiene el compromiso y el compartir puntos de vista.

(De “Las 36 estratagemas chinas. La sabiduría de Oriente para Occidente” Gao Yuan. Edaf)




Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

1 2 4
A %d blogueros les gusta esto: