WATZLAWICK: BATESON Y LA ESQUIZOFRENIA

Bateson utilizó la Teoría de los tipos lógicos como una forma de demarcar distinciones. (…) Una confusión de niveles lógicos bastante frecuente se produce cuando no distinguimos entre los niveles del lenguaje verbal y analógico, según expresa uno de los axiomas de “La pragmática de la comunicación humana“, generando estrampes comunicacionales. Es allí donde nos vemos envueltos en situaciones paradójicas, respondiendo a un nivel lógico diferente al que nos refiere nuestro interlocutor.

              Escher desafiando a la lógica

Por ejemplo, un matrimonio donde ella le dice a él, “querido, ¿vamos al cine esta noche?“, él hace un gesto frunciendo su boca, bufa, evidenciando un notable disgusto y responde con tono de resignación: “bueno, vamos…“. Ella le dice “¡mira, si no tienes ganas no vamos a nada, siempre lo mismo!“; por lo cual él se enfurece y la agrede “¿no ves que estás loca?, te digo que sí y escucha lo que me contestas!“.

Este diálogo podría ser el comienzo de una clásica escalada simétrica; la pareja responde al nivel lógico de lo paraverbal, mientras que él transita por el canal de lo verbal propiamente dicho.

      Escher en otro nivel lógico

Este entrecruzamiento de niveles convierte la conversación en un verdadero diálogo de sordos, donde ambos responden a elementos diferentes de la comunicación. (…)

La implementación de los tipos lógicos en el campo de la terapia familiar se desarrolló en una de las primeras investigaciones del grupo de Palo Alto: la teoría del doble vínculo. En las familias con un miembro esquizofrénico se observaba cómo se transmitían mensajes y conductas    excluyentes  simultáneamente, a niveles lógicos diferentes. Es una comunicación que a un nivel puede expresar un requerimiento manifiesto para que en otro se contradiga o anule.

                                           Jacques Tati en modo Escher

La dinámica del doble vínculo implica a dos o más personas, una de las cuales es considerada como la víctima. Bateson y su grupo opinaban que a un individuo que haya sido sometido en varias oportunidades a este tipo de interacción le resultará muy difícil permanecer sano. Sostenían también la hipótesis de que siempre que se presente una situación de esta clase se producirá un derrumbamiento en la capacidad de cualquier individuo para discriminar niveles lógicos. Un ejemplo que hace referencia a este tipo de mecanismo es el conocido chiste de la madre judía y las dos corbatas.

          Imposible

Una madre regala a su hijo dos corbatas, una azul y otra roja. El primer día, el hijo estrena la azul, se la muestra a la madre -haciendo ostentación del regalo-, que le pregunta “¿cómo querido, no te gustó la corbata roja?“. Frente a tal comentario, inmediatamente, para satisfacerla, se coloca la roja; enfrentando a su madre nuevamente, en busca de aprobación, encuentra de nuevo una pregunta “¿pero cómo querido, entonces no te gustó la azul?“. La repetición de este manejo comunicacional termina generando una trampa en la cual la única respuesta posible es una conducta incoherente, o sea, el hijo acabará colocándose las dos corbatas al mismo tiempo, siendo un comportamiento de este género rotulado como loco. (…) De este modo la víctima es colocada en una posición insostenible, en la cual no puede hacer un solo movimiento sin que sobrevenga la catástrofe. (…)

                                “Manos dibujando” de Escher

El grupo de Bateson no solo observó que esta situación ocurre entre el preesquizofrénico y su madre, sino también que puede aparecer en personas normales. Siempre que un sujeto es atrapado en una situación de doble vínculo, responderá de un modo defensivo y en forma similar a la esquizofrenia. (…)

M.C. Escher tendía, en su estilo, a realizar obras que desafiaran el orden de la lógica visual. Su obra está compuesta por diseños e imágenes que alteran las leyes de la forma, generando paradojas en la observación. Principalmente en las litografías arquitectónicas en donde traspola planos, tanto figura-fondo, anterior-delante, superior-inferior. Hofstadter (1979), acerca de su obra, remarca que cuando suponemos que distinguimos niveles jerárquicos claros nos toman por sorpresa, puesto que viola dicha jerarquía.

En la litografía Manos dibujando, la aparente paradoja y autorreferencia en la cual una mano dibuja a la otra se quiebra cuando se adjunta un nivel lógico superior invisible y externo a la obra; o sea, la mano de Escher que las diseña, “somos presa de la ilusión porque olvidamos la existencia de Escher” (Simon y colaboradores, 1984).

(Extraído de aquí)
Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado oficial en España del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s