CINCO INICIOS PARA EL TOC

En el proceso de formación de un trastorno obsesivo compulsivo se pueden observar ciertas regularidades en el modo en el cual se estructura; al mismo tiempo se revelan motivaciones diferentes que inician las reacciones y el círculo vicioso de la patología. En la dilatada investigación-intervención conducida sobre esta patología por el autor y sus colaboradores en el plazo de 25 años sobre unos 20000 casos tratados, se han llegado a precisar 5 tipologías fundamentales de motivaciones que activan acciones y pensamientos compulsivos:

 

LA DUDA QUE INICIA LA NECESIDAD DE RESPUESTAS TRANQUILIZADORAS

Esta primera patología emerge de una duda a la cual respondo poniendo en práctica una serie de acciones o pensamientos que en mi mente funcionan, y por tal motivo las repito hasta que se instalan como compulsiones irrefrenables. Se trata, por ejemplo, de la duda de infectarse o contagiarse de una enfermedad mediante el contacto con un agente externo. Este interrogante inicia la necesidad de buscar respuestas absolutas y tranquilizadoras: debo prevenir como sea la infección; o, si esto no es posible, debo activar la modalidad de desinfección, como remedio a lo que ha sucedido. La dinámica surge de una duda que inicia un sistema de razonables protecciones, preventivas o reparatorias, que por exasperación se convierten en la prisión obsesiva-compulsiva.

 

 

RITUALIDAD QUE DERIVA DEL EXCESO DE RIGIDEZ IDELÓGICA O EN EL RESPETO DE UNA MORALIDAD O EN LA CREENCIA SUPERSTICIOSA

Por ejemplo, temo haber cometido un pecado, debo rezar para expiar la culpa y hacerme perdonar, un ritual reparatorio claramente ligado a una forma de religiosidad punitiva. O bien me obligo a renunciar a cualquier cosa que me gusta para resistir a las tentaciones, pero como es muy difícil me impongo un ritual preventivo, como lavarme con agua fría cada vez que siento el impulso erótico para bloquearlo

 

 

 

 

EXASPERACIÓN DE PROCESOS DE RAZONAMIENTOS RACIONALES HASTA CONVERTIRLOS DEL TODO EN IRRAZONABLES

Por ejemplo, antes de tomar una decisión debo analizar todas las posibilidades, de otra manera me arriesgo a equivocarme; lo cual es razonable. Pero si aplico este criterio lógico al extremo, se transforma en la incapacidad de tomar cualquier decisión rápidamente. Cuando estoy de frente a situaciones que requieren una respuesta inmediata debo primero analizar compulsivamente todas las variabiles. Tal proceso conduce al cortocircuito: cuanto más trato de encontrar seguridad, menos la encuentro. El intento de prevenir los errores se transforma en la incapacidad de actuar. Es el caso frecuente del cirujano que, como rito propiciatorio, antes de entrar en la sala de operaciones, poniendo en marcha los correctos procedimientos de lavado, higienización y vestimenta, controla hasta la exasperación que todo se haga exactamente en el mismo modo, entrando en crisis incluso por la más pequeña variante en el ritual. [] Por ejemplo, un comercial convencido de haber cometido un error controla repetidamente los documentos y repite hasta la exasperación los cálculos hasta bloquearse.

 

LA PATOLOGÍA SE INICIA POR ACTOS DE SANA PREVENCIÓN CONDUCIDOS AL EXTREMO: LA PREVENCIÓN SE TRANSFORMA EN FOBIA

Por ejemplo, una madre atenta a la salud de su hijo que termina por no permitirle exponerse nunca a situaciones que considera peligrosas. Si por una parte es positivo, por otra puede transformarse en una burbuja protectiva, por ejemplo cuando nadie puede acercarse al niño porque es posible portador de infecciones, cuando se evitan los animales, cuando se teme el mínimo cambio de temperatura o la exposición al viento o al sol. [] También aqui existen muchas variantes de tipo preventivo, reparatorio o propiciatorio.

 

 

 

 

       EFECTO DE UNA EXPERIENCIA TRAUMÁTICA

Para defenderse de lo que el trauma ha producido, el sujeto desarrolla una serie de pensamientos o comportamientos sedativos o inmunizantes. Es un caso frecuente en las mujeres víctimas de abuso: después del evento traumático, llega a casa, se lava de manera exasperada como si así pudiese hacer desaparecer también lo ocurrido. Lamentablemente, esta modalidad tiende a estructurarse como compulsiones irrefrenables cada vez que en la vida de la mujer se presenta cualquier cosa que pueda ser asociada a la primera terrible experiencia. Es suficiente la mirada de un hombre o la sensación de atraer a una persona para que la mujer se vea empujada a poner en marcha el ritual de purificación. Lo que hace el rito <> es que, en su ejecución, la ansiedad y la angustia asociadas a la sensación de suciedad se ven aliviadas por el lavado compulsivo, el cual acaba por invalidar la vida personal y relacional del sujeto.

 

 

(De “Ossessioni, compulsioni, manie“. Giorgio Nardone con Claudette Portelli. Ponte alle Grazie)

Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

Mi perfil de Google+

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s