P. WATZLAWICK: EJEMPLO LITERARIO DE PARADOJA PRAGMÁTICA

¿Cuáles son los efectos de esa comunicación sobre la conducta? Éste es precisamente el interés de la pragmática de la comunicación humana. No cabe duda alguna de que la comunicación de este tipo crea una situación insostenible. Dado que el mensaje es paradójico, cualquier reacción frente a él dentro del marco establecido por el mismo debe ser igualmente paradójico. Es imposible comportarse de manera congruente y lógica dentro de un contexto incongruente e ilógico. (…)

Si comparamos esto con el relato autobiográfico de un esquizofrénico, observamos que su dilema es intrínsecamente idéntico al de Rubashov (NOTA: se refiere al personaje de la novela de Koestler, Oscuridad a mediodía). Sus “voces” colocan al paciente en una situación insostenible, y luego se lo acusa de engaño o falta de buena voluntad cuando no puede responder a sus instrucciones paradójicas. Lo que hace que esta narración resulte tan extraordinaria es el hecho de que fue escrita hace casi 130 años, mucho antes de que surgiera la teoría psiquiátrica moderna:

A. Koestler

Me atormentaban las órdenes de lo que, según yo imaginaba, era el Espíritu Santo, para que yo dijera otras cosas, cosa por la cual tantas veces como la intenté, era tremendamente reprendido por comenzar con mi propia voz y no con la voz que se me daba. Estas órdenes contradictorias eran la causa, ahora tanto como antes, de la incoherencia de mi conducta, y esas imaginaciones constituyeron los principales motivos de mi posterior derrumbe total. Pues se me ordenaba hablar, so pena de horrendos tormentos, de provocar la ira del Espíritu Santo y de incurrir en la culpa de la más espantosa ingratitud; y al mismo tiempo, cuando intentaba hablar, era dura y acusatoriamente reprendido por no utilizar la expresión de un espíritu que me era enviado; y cuando volvía a intentarlo, seguía equivocándome, y cuando rogaba internamente y decía que no sabía qué debía hacer, se me acusaba de falsedad y engaño, y de no querer realmente hacer lo que se me ordenaba. Perdí entonces la paciencia y dije que se me querría confundir, decidido a mostrar que lo que me frenaba no era el temor ni la falta de voluntad. Pero en cuanto lo hice, sentí como antes el dolor en los nervios del paladar y la garganta al hablar, lo cual me convenció de que no solo me revelaba contra Dios, sino también contra la naturaleza; y caí en una sensación agonizante de desesperanza e ingratitud. (15, págs. 32-33).

(Extraído de aquí)
Alicia García AguiarAutor: Alicia García Aguiar Psicoterapeuta especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado oficial en España del CTS que dirige Giorgio Nardone. Encuentra en este blog el tratamiento para todo tipo de trastornos desde la TBE y la Terapia Breve en general y mantente informado de las últimas novedades sobre libros, cursos y seminarios de Giorgio Nardone

MUTISMO Y DEMÁS PROBLEMAS DEL LENGUAJE EN NIÑOS

Uno de los problemas más frecuentes es el de las dificultades lingüísticas del niño: incapacidad de pronunciar correctamente las palabras, repetición de algunos sonidos, incluso mutismo selectivo, esto es, negativa o incapacidad de comunicarse verbalmente. La reacción más típica de los padres en estos casos consiste en solicitar continuamente del niño un intercambio comunicativo, en un intento constante de corregir los defectos, integrar las palabras que faltan o, en el caso del mutismo, de empujarlo cariñosamente a hablar. También  en este caso nos encontramos ante intentos fallidos de superar la dificultad. De nuevo el problema del niño se transforma en un instrumento de poder hacia los padres, o simplemente en una forma de obtener más atenciones y mimos.

En el primer caso, en vez de intentar corregir, el padre debe fingir que no entiende y responder a las demandas del niño diciendo: Perdona, no entiendo, ¿qué quieres decir?. El niño responderá tratando de hacerse entender y, sin darse cuenta, corregirá la pronunciación y el habla. Una vez más, una pequeña frustración de la conducta que hay que corregir se convierte en el arma ganadora. Seguir leyendo “MUTISMO Y DEMÁS PROBLEMAS DEL LENGUAJE EN NIÑOS”

HISTORIAS CURATIVAS: TU ECO ES TU ENEMIGO

Un joven se adentró por primera vez en un bosque que estaba cerca de su casa. Le tenía mucho miedo y respeto a la soledad. Justo en ese momento empezó a oír algo que se movía sigilosamente entre los matorrales. Probablemente, le estaba siguiendo alguien. “¿Quién anda ahí?”, gritó con fuerza.

Y los montes le devolvieron el grito multiplicado: “¿Quién anda ahí?”

A esas alturas estaba completamente convencido de que alguien se había escondido en los matorrales. Cada vez estaba más asustado. Le empezaron a temblar las manos y las piernas y el corazón le latía muy rápido. Armándose de valor. le gritó a la persona que estaba escondida: “¡Eres un cobarde!”. Armándose de valor, hizo un último esfuerzo y volvió a gritar: “¡Te voy a matar!”. Seguir leyendo “HISTORIAS CURATIVAS: TU ECO ES TU ENEMIGO”

PATOFOBIA EN FORMA DE CARDIOFOBIA: EL DIARIO DEL CORAZÓN

 

Los mismos principios terapéuticos del check-up hipocondríaco son aplicables a la prescripción del diario del corazón (Nardone y Watzlawick, 1990; Watzlawick y Nardone, 1997). En este caso  el monitoreo se focaliza en el corazón, y en particular en la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Por supuesto, el diario del corazón es una prescripción particularmente adaptada al caso de la cardiofobia, decir, es para el que tiene miedo de los infartos, ictus, trastornos de presión, etc. (…)

Cada hora del día, el paciente deberá parar un instante y, armado de papel y bolígrafo, proceder con el reconocimiento manual del propio latido. La medida se repetirá 3 veces, con intervalos de un minuto de pausa intercalados. El latido cardíaco es particularmente sensible a las respuestas vegetativas: basta un sobresalto, una emoción, un estado de ansiedad, basta la simple idea de tenerla que medir para que se altere inmediatamente la frecuencia. Es la razón por la que es fundamental que la medición no sea solo una sino repetida. Seguir leyendo “PATOFOBIA EN FORMA DE CARDIOFOBIA: EL DIARIO DEL CORAZÓN”

MILTON ERICKSON: MICCIONAR POR UNA CAÑA

Otro candidato a ingresar en las fuerzas armadas acudió para un examen médico que reveló una neurosis bastante curiosa y seria que lo avergonzaba muchísimo. Su dificultad se hallaba en el hecho de que era incapaz de orinar a no ser que aplicase un tubo de hierro o madera de unos 26 a 30 centímetros en el extremo del pene para  orinar a través de él.

Aparte de lo referido, parecía bien adaptado en el resto de su vida social y laboral. Todo ello nos indujo a aceptarlo como paciente en una hipnoterapia breve.

La anamnesis reveló que siendo niño solía orinar a través de un agujero en una valla de madera que rodeaba un campo de golf. En una ocasión se le sorprendió en esa actividad y fue severamente castigado, humillado y avergonzado. Su reacción fue la repetición del acto de manera compulsiva y para ello se hizo con varios tubos de metal y madera. Siempre los llevaba consigo. Aunque el paciente nos contó abiertamente y con detalle toda su historia, no dejaba por ello de sentirse muy avergonzado.

Después de inducirle un trance profundo confirmamos la historia. Su actitud hacia el servicio militar era correcta y de hecho estaba muy interesado en realizarlo, pese a su problema, aunque quería saber cómo podía hacerlo sin verse demasiado afectado. Seguir leyendo “MILTON ERICKSON: MICCIONAR POR UNA CAÑA”